07 Feb / 07:12 am

Biden pide al Congreso hacer frente a Trump mientras colapsa proyecto de ley fronterizo

-A +A

Un acuerdo del Senado estadounidense sobre medidas de control fronterizo y ayuda a Ucrania se desmoronó rápidamente el martes cuando los republicanos retiraron su apoyo a pesar de que el presidente, Joe Biden, instó al Congreso a “mostrar algo de agallas” y hacer frente a Donald Trump.

Apenas unos minutos después de las declaraciones del presidente en la Casa Blanca, el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, salió de un almuerzo con sus correligionarios en el Capitolio y reconoció que el acuerdo estaba muerto.

“A mí y a la mayoría de nuestros miembros nos parece que no tenemos ninguna posibilidad real de aprobar una ley”, dijo McConnell a los periodistas.

Estos momentos de tensión supusieron un rápido giro de los acontecimientos que indicó el exiguo control de McConnell sobre la conferencia republicana, así como la creciente influencia de Trump, y cómo Biden solo pudo mirar mientras una piedra angular de su política exterior — detener el avance del presidente de Rusia, Vladímir Putin, en Europa — se desmoronaba en el Congreso.

Sin fondos, el Pentágono no envía más cargamentos de armas a Kiev mientras la guerra, a punto de entrar en su tercer año, alcanza una coyuntura crítica: Ucrania lidia con la escasez de munición y personal mientras Rusia se lanza a la ofensiva con ataques implacables.

“Cada semana, cada mes que pasa sin nueva ayuda a Ucrania significa menos proyectiles de artillería, menos sistemas de defensa antiaérea, menos herramientas para que Ucrania se defienda de esta arremetida rusa”, apuntó Biden. “Justo lo que Putin quiere”.

Biden había participado durante meses en un plan cuidadosamente negociado para combinar políticas destinadas a frenar los cruces ilegales en la frontera sur de Estados Unidos con 60.000 millones de dólares en ayuda para Ucrania. El proyecto de ley pretendía exhibir la fortaleza estadounidense en todo el mundo y también habría asignado decenas de miles de millones de dólares más para Israel, otros aliados de Estados Unidos en Asia, el sistema de inmigración estadounidense y ayuda humanitaria para la población civil de Gaza y Ucrania.

Pero después de que los republicanos se echaran atrás en el compromiso, el presidente y los líderes del Senado se encuentran ahora varados sin una forma clara de hacer avanzar la ayuda a Ucrania a través del Congreso. Se han topado con un muro de oposición por parte de los conservadores —liderados por Trump—, que rechazan la propuesta fronteriza por considerarla insuficiente y califican la financiación para Ucrania como un despilfarro.

Biden culpó directamente a Trump —su casi seguro oponente republicano en las elecciones presidenciales de noviembre– del fracaso del proyecto de ley.

“Durante las últimas 24 horas no ha hecho otra cosa, según me han dicho, que ponerse en contacto con los republicanos de la Cámara de Representantes y del Senado y amenazarlos e intentar intimidarlos para que voten en contra de esta propuesta”, manifestó Biden. “Parece que están cediendo. Francamente, le deben al pueblo estadounidense mostrar algo de agallas y hacer lo que saben que es correcto”.

En el Capitolio, los demócratas mostraron su frustración hacia sus colegas a medida que quedaba claro que el acuerdo no saldría adelante.

El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, calificó el martes como un “día sombrío aquí en el Senado de Estados Unidos” durante un discurso en la cámara en el que criticó a los republicanos por echarse atrás. Aún así, les retó a votar en contra de la seguridad fronteriza, un asunto que llevan mucho tiempo defendiendo.

“Después de meses de negociaciones de buena fe, después de meses de dar a los republicanos muchas de las cosas que pedían, el líder McConnell y la conferencia republicana están dispuestos a matar el paquete suplementario de seguridad nacional, incluso con las disposiciones fronterizas que tan fervientemente exigen”, dijo Schumer.

Los senadores seguían buscando la forma de conseguir financiamiento para Ucrania a través de la Cámara de Representantes, que está en manos de los republicanos. Y tras el fracaso del compromiso fronterizo, algunos sugirieron retirar esa parte y avanzar solo en la ayuda a los aliados de Washington.

Pero esa alternativa también podría encontrar obstáculos. El martes en la noche, los republicanos no lograron aprobar en la Cámara un paquete separado de 17.600 millones de dólares de ayuda militar para Israel. Los más conservadores se opusieron al proyecto de ley porque no contempla recortes presupuestarios en otras áreas para compensar la inversión. Los demócratas también votaron mayoritariamente en contra porque socava el impulso a un plan global que incluya a Ucrania y a otros aliados en Asia.

Fuente: AP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *