31 Jul / 03:39 pm

Grandes Ligas enfrenta su peor pesadilla con los Marlins

En estos momentos la situación es preocupante. En Grandes Ligas sabían bien de los riesgos de regresar al terreno en medio de la pandemia

-A +A

La peor pesadilla para las Grandes Ligas acaba de convertirse en una realidad.

En medio de una pandemia por el coronavirus era de esperarse que no todo marchara a la perfección, a pesar de un rígido protocolo de sanidad implementado por todos los equipos, pero a solo cuatro días de haber arrancado la temporada el botón de pánico se encendió.

Las malas noticias comenzaron horas antes de iniciarse oficialmente la campaña cuando el dominicano Juan Soto, de los Washington Nationals, dio positivo al COVId-19 previo al encuentro contra los New York Yankees.

Luego, el domingo, despertó la alerta cuando trascendió a través de distintos medios de comunicación que los jugadores de los Miami Marlins, José Ureña, Garrett Cooper y Harold Ramírez se unieron a Jorge Alfaro, quien fue colocado en la lista de lesionados antes del primer duelo en Filadelfia, como alegados positivos al COVID-19.

Luego el panorama se complicó aún más al conocerse el pasado lunes que un total de 14 miembros de la organización de los Marlins estaban en cuarentena por supuestos positivos y un día después aumentó el total a 17, lo que llevó a las Grandes Ligas a posponer todos sus partidos por una semana.

“La salud de nuestros jugadores y personal ha sido y seguirá siendo nuestro enfoque principal mientras navegamos por estas aguas desconocidas”, dijo Derek Jeter, copropietario y ejecutivo principal de los Marlins, en una declaración el lunes. “Después de un exitoso ‘Spring 2.0’, ahora hemos experimentado desafíos una vez que salimos de viaje y salimos de Miami. Posponer la apertura en casa esta noche [lunes] fue la decisión correcta para garantizar que tomáramos una pausa colectiva y tratáramos de comprender adecuadamente la totalidad de la situación”.

“Hemos llevado a cabo otra ronda de pruebas para nuestros jugadores y personal, y nuestro equipo permanecerá en Filadelfia a la espera de los resultados de esas pruebas. (…) Proporcionaremos información adicional a medida que esté disponible”, agregaba Jeter a su declaración.

El manager de los Miami Marlins, Don Mattingly, durante el juego de béisbol contra los Filis de Filadelfia, el sábado 25 de julio de 2020, en Filadelfia. 

El manager de los Miami Marlins, Don Mattingly, durante el juego de béisbol contra los Filis de Filadelfia, el sábado 25 de julio de 2020, en Filadelfia.

¿Y ahora qué pasará? Es muy prematuro comenzar a especular, pero la realidad es que en estos momentos la situación es preocupante. Las Grandes Ligas sabían muy bien los riesgos de regresar al terreno en medio de una pandemia, pero ahora los equipos y jugadores necesitan apretar las tuercas ante la crisis.

Durante varios de los partidos que observé en los primeros días de acción, el protocolo no se siguió al pie de la letra. Luego de algunos jonrones hubo “highfive” y choque de manos, algunos jugadores tenían mascarillas en el dugout, pero no todos, y tampoco en situaciones con corredores en las bases. El distanciamiento social de que tanto se habló, por momentos fue obviado.

Al cierre de esta edición se desconocía que pasará con los Marlins. Es muy posible que tengan que activar buena parte de su núcleo joven practicando en Jupiter, Florida, para continuar la campaña, pero todavía hay que esperar para conocer si la situación tendrá repercusiones mayores en el resto de la acortada temporada.

En esta foto del 26 de julio de 2020, de una pelota bateada de foul durante el juego entre los Marlins de Miami y los Filis de Filadelfia. Las Grandes Ligas se enfrentan a la pesadilla de superar los contagios por COVID-19.

En esta foto del 26 de julio de 2020, de una pelota bateada de foul durante el juego entre los Marlins de Miami y los Filis de Filadelfia. Las Grandes Ligas se enfrentan a la pesadilla de superar los contagios por COVID-19.

El peor escenario posible para las Grandes Ligas en medio de la pandemia acaba de darse con múltiples positivos dentro de un mismo equipo, pero a su vez debe servirle como un aviso contundente a los peloteros y los equipos, porque no pueden bajar la guardia ante la situación que se vive en el país.

Aunque el comisionado de las Grandes Ligas, Ron Manfred, no consideró la situación actual como una “pesadilla” no deja de ser muy preocupante.

“No pongo esto en la categoría de pesadilla”, dijo Manfred el lunes en una entrevista en MLB Network. “No es algo positivo, pero no lo veo como una pesadilla… Es por eso que tenemos las listas expandidas. Es por eso que tenemos el grupo de jugadores adicionales”.

“Creamos protocolos anticipando que tendríamos pruebas positivas en algún momento durante la temporada”, agregó. “Los protocolos se crearon para permitirnos jugar a través de esos aspectos positivos. Creemos que los protocolos son adecuados para mantener a nuestros jugadores seguros”.

La realidad es que, si no se toma en serio, la temporada de las Grandes Ligas podría verse en peligro. Ojalá que ese no sea el caso, pero, sin una burbuja establecida al estilo de la NBA en Orlando, la puerta está abierta para que sucedan percances y contratiempos al visitar otras ciudades y hoteles.

No es fácil agarrar este toro –el coronavirus– por los cuernos.

Fuente: DLA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *