04 Abr / 09:53 am

Estado de Emergencia en Tampa: Un derrame de aguas residuales genera cientos de evacuados en la zona

Se trabaja a contrarreloj para contener un enorme depósito que amenazan con contaminar un área agrícola de la ciudad, ubicada cerca de Miami

-A +A

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, declaró el sábado un estado de emergencia en la ciudad de Tampa, a unos 450 km al noroeste de Miami, debido a un derrame considerable en un estanque enorme de aguas residuales que amenaza con inundar caminos y reventar un sistema de almacenamiento de aguas contaminadas, sobre una zona costera y agrícola.

Operarios y especialistas realizan a contrarreloj descargas controladas del depósito de líquidos de desechos en la planta procesadora de fosfatos en el oeste de Florida, cerrada desde 2001 ante la aparición de grietas y filtraciones, con el fin de evitar que se rompa y se produzca un desastre ecológico.

La planta de aguas residuales pone en riesgo a la comunidad local con un posible derrame de aguas contaminadas, que podría causar efectos negativos a la agricultura del lugar

Las autoridades de Florida ordenaron el desalojo de más de 300 viviendas y cerraron el sábado una carretera en un radio de 1,6 km, cercana al estanque en el área de Tampa Bay al norte de Bradenton. Los habitantes que viven en los alrededores de la reserva Piney Point, propiedad de HRK Holdings, recibieron la alerta a través de un mensaje de texto en que les recomendaban abandonar el área de inmediato porque el colapso era “inminente”. Las autoridades ampliaron la zona de desalojo horas después para incluir más casas, aunque dijeron que no planeaban abrir albergues.

Según la información facilitada por las autoridades del condado Manatee, el Departamento de Protección Ambiental de Florida detectó el viernes 2 de abril varias grietas en uno de los muros del estanque de 33 hectáreas y de ocho metros de profundidad, cuyo fondo ya presentaba una “filtración significativa”. Desde la noche del viernes al sábado, las autoridades habían traído piedras y materiales para tapar el boquete en el estanque, pero el intento por contener el contenido fue un fracaso.

Autoridades del condado de Manatee actualizando la información del derrame en conferencia de prensa
Autoridades del condado de Manatee actualizando la información del derrame en conferencia de prensa

Según medios locales, el embalse contiene entre 2.600 y 3.000 millones de litros de agua usada en el procesado de los fosfatos, agua de mar extraída durante el drenaje de un puerto cercano y agua de lluvia y de desagües de tormentas. Lo que ha provocado la alarma de grupos ecologistas.

La compañía propietaria de la planta participa activamente en el proceso de descarga. Aproximadamente se están sacando 83.200 litros por minuto del estanque, de acuerdo con Spectrum News. Vaciar todo el estanque tardaría entre 10 y 12 días. Otros han estado trabajando para trazar una ruta a fin de controlar el flujo desde el estanque hasta Tampa Bay.

Con la declaración del estado de emergencia de DeSantis se asignan más recursos para bombas y grúas en la zona. El propietario, HRK Holdings, no ha respondido de momento una solicitud en busca de declaraciones sobre el asunto el sábado.

El estanque donde la fuga fue descubierta se ubica en la antigua mina de fosfato de Piney Point, ubicada sobre una pila de fosfoyeso, un desecho derivado de la fabricación de fertilizantes y que es radiactivo. El fosfoyeso contiene pequeñas cantidades de radio y uranio en forma natural, y las pilas acumuladas también pueden liberar grandes concentraciones de gas radón.

Según el Departamento de Medio Ambiente de Florida, es un agua ligeramente ácida y con contenido en amoniaco, fósforo y nitrógeno, pero no a un nivel que pueda ser “preocupante”. “No creemos que sea tóxica”, dijo un portavoz del Departamento de Medio Ambiente en un mensaje dirigido a medios locales.

Fuente: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *