09 Jun / 08:47 am

Un error afectó la cifra del desempleo y alejó otro paquete de ayudas necesario para hispanos y negros

La oficina de estadísticas del Departamento del Trabajo admitió que algunas personas fueron clasificadas de forma errada cuando se hizo la encuesta habitual para deducir la tasa de desempleo en el país: fueron colocadas como “empleadas pero ausentes de sus trabajos” cuando debieron haber sido contadas como “desempleadas en una baja o despido temporal”.

-A +A

Un error al momento de clasificar a algunas personas sin trabajo mostró en mayo un mercado laboral en una situación mejor a la real y ello puede haber alejado aún más la posibilidad de un nuevo paquete de ayudas en el Congreso para las comunidades hispanas y negras, que siguen sufriendo de tasas de desempleo en máximos históricos en medio de la pandemia del coronavirus.

Al revelar la semana pasada su informe mensual, la oficina de estadísticas del Departamento del Trabajo aclaró que algunas personas fueron clasificadas de forma errada cuando se hizo la encuesta habitual para deducir la tasa de desempleo en el país: fueron colocadas como “empleadas pero ausentes de sus trabajos” cuando debieron haber sido contadas como “desempleadas en una baja o despido temporal”.

Esa equivocación también se produjo en abril, por lo que las tasas de desempleo en ese mes (14.7%) y en mayo (13.3%) fueron mayores a las reportadas oficialmente, admitió la oficina de estadísticas.

“El Departamento del Trabajo y la Oficina del Censo están investigando por qué persiste este error al momento de clasificar y qué pasos adicionales dar para abordar el asunto. Si los trabajadores que fueron clasificados como empleados pero ausentes del trabajo por ‘otras razones’ hubiesen sido clasificados como desempleados en baja temporal, la tasa de desempleo general habría sido cerca de 3 puntos porcentuales por encima de lo reportado”, explicó el gobierno.

A pesar de reconocer el error, el gobierno dijo que mantendrá los porcentajes informados oficialmente y que no tomará medidas para reclasificar esas respuestas. Esto quiere decir que la tasa de desempleo de abril –ya de por sí en un nivel histórico– fue mayor y cercana al 20% y que la de mayo sería realmente en torno al 16%.

El mantener las mediciones tal como fueron reveladas en su momento puede tener, sin embargo, consecuencias desfavorables para las comunidades hispanas y negras cuyas tasas de desempleo permanecen en niveles altísimos y son minorías que según economistas quedan “rezagadas” durante una recuperación económica y se demoran más en poder leventarse tras la crisis.

El porcentaje del desempleo entre los afroestadounidenses incluso subió levemente en mayo a un 16.8%. El de los hispanos bajó, pero aún sigue siendo el más alto entre todos los grupos, de un 17.6%.

McConnell señala que no habría otro amplio paquete

El informe de mayo fue saludado con fanfarria por el presidente Donald Trump y líderes clave en el Congreso, cuyo apoyo puede significar la aprobación o rechazo de un nuevo paquete de estímulo, como el presidente del Senado, el republicano Mitch McConnell.

Poco después de que la cifra fuese divulgada, McConnell enfatizó en un comunicado que “aún en estos primeros días de una reapertura el pueblo estadounidense ya está superando las predicciones de los expertos y comenzando a ‘regresar’ con fuerza”. Esto en referencia a que el dato de mayo sorprendió a propios y extraños al contradecir todas las previsiones de los analistas, que habían estimado una nueva caída en la cantidad de puestos de trabajo en Estados Unidos.

McConnell recurrió, además, al reporte del desempleo para apoyar la postura republicana renuente a aprobar otro paquete de incluya el envío de un nuevo ‘cheque’ de ayuda a los hogares y extender los beneficios extraordinarios del desempleo a causa de la pandemia.

“Los republicanos en el Senado hemos sido claros por semanas, los futuros esfuerzos deben ser bien enfocados en ayudar a que las escuelas reabran de forma segura en el otoño, en ayudar a que los trabajadores sigan retomando sus empleos y en ayudar a los empleadores a reabrir y crecer”, dijo el líder de la Cámara Alta.

“Debemos mantener los vientos a nuestor favor, no frenarlos con políticas de izquierda que dificultarían el emplear a las personas nuevamente y la recuperación”, acotó en una aparente referencia al plan demócrata aprobado en la Cámara de Representantes pero rechazado por los republicanos en el Senado.

Hasta el momento, los republicanos y la Casa Blanca han apoyado flexibilizar los términos del llamado Paycheck Protection Program que busca que los pequeños negocios mantengan a sus empleados, algo que de hecho ha incidido en la mejoría en los datos del desempleo según analistas.

“Los pagos (de sueldo) a los trabajadores a través del PPP a pesar de que no estuviesen realmente trabajando puede epxlicar parte del aumento (de 2.5 millones en los puestos de trabajado)”, dijo Sophia Koropeckyj en un análisis de Moody’s Analytics.

Expertos consultados por Univision Noticias consideran necesario que se apruebe, al menos, una extensión del subsidio por desempleo. Esto especialmente porque los afroestadounidenses y los hispanos son minorías a las que les cuesta más recuperarse de una crisis como la sufrida por la pandemia. Las cifras lo evidencian, pues la tasa de desempleo entre los blancos cayó en mayo para ubicarse en un 12.4%, la más baja entre todos los grupos.

“Si se observa el desglose por industrias (…) muchos de los empleos en los que hubo aumentos se centraron en los restaurantes y las tiendas minoristas y en la construcción, y mientras que las mayores pérdidas se vieron en el sector gubernamental, especialmente en los locales”, detalló Olugbenga Ajilore, economista sénior del Center for American Progress, una organización progresista.

“Y los afroestadounidenses tienden a trabajar de forma desproporcionada en puestos del gobierno. Ahí se perdieron 1.6 millones de empleos (en los pasados meses) y por eso es que se ve un alza en la tasa de desempleo entre los afroestadounidenses mientras las de otros grupos bajaron”, agregó.

Para los economistas es clave que un nuevo paquete, que ahora luce más lejano, incluya ayuda para los estados con el fin de evitar una segunda ola de despidos en las dependencias gubernamentales, desde oficinas hasta escuelas. Las ayudas que van al bolsillo de las personas, argumentan, tiene un “efecto multiplicador” que puede acelerar su recuperación tras el golpe sin precedentes a causa de la propagación del coronavirus.

Por ejemplo, cuando una persona recibe el ‘cheque’ de ayuda suele gastarlo en el pago del arriendo y la electricidad o comprando alimentos. Eso hace que las empresas vendan más y, por ende, que los estados recauden impuestos en una suerte de efecto dominó que va ‘despertando’ la economía.

 

 

Fuente: Univision

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *