06 Jun / 07:09 am

Ucrania acusa a Rusia de destruir una represa cerca de Jersón y advierte de desastre ecológico

-A +A

El muro de una importante represa en una zona del sur de Ucrania controlada por Moscú se derrumbó el martes tras una supuesta explosión, causando una riada y graves advertencias de desastre ecológico, mientras funcionarios de ambos bandos ordenaron la evacuación de residentes.

Ucrania acusó a las fuerzas rusas de volar la represa y central hidroeléctrica, mientras que los funcionarios rusos culparon a los ataques militares ucranianos en la región en disputa.

Las consecuencias podrían ser muy variadas: desde la inundación de hogares, calles y negocios río abajo, a la reducción el flujo de agua necesario para enfriar la mayor central nuclear de Europa o del suministro de agua potable en Crimea, la península anexionada ilegalmente por Rusia.

Los problemas en la infraestructura añaden una nueva y compleja dimensión a la guerra que libra Rusia en Ucrania, que dura ya 16 meses, mientras las fuerzas de Kiev avanzaban en su esperada contraofensiva a lo largo de los más de 1.000 kilómetros (621 millas) del frente en el este y el sur del país.

No estuvo claro de inmediato si alguno de los bandos se beneficiaría de los daños en la represa, ya que el riesgo de inundación afecta tanto a territorios controlados por Rusia como por Ucrania. El desastre podría obstaculizar la contraofensiva de Kiev en el sur, mientras que Rusia depende del embalse para suministrar agua a la región de Crimea se que anexionó ilegalmente en 2014.

En medio de la indignación institucional, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, dijo que convocó una reunión urgente del Consejo de Seguridad Nacional. Según afirmó, las fuerzas rusas provocaron una explosión dentro de la estructura de la represa a las 02:50 de la madrugada y unos 80 asentamientos estaban en peligro.

El operador nuclear ucraniano, Energoatom, señaló en un comunicado en Telegram que el incidente en la represa “podría tener consecuencias negativas para la central nuclear de Zaporiyia”, que es la más grande de Europa, pero por el momento la situación es “controlable”.

El Organismo Internacional de la Energía Atómica, la agencia de supervisión nuclear de Naciones Unidas, afirmó en un comunicado que “ (hay) un riesgo inmediato para la seguridad de la planta”, cuyo sistema de refrigeración necesita agua.

El personal del OIEA en la central fue informado de que el nivel de la represa baja 5 centímetros (2 pulgadas) por hora. A ese ritmo, el suministro del embalse debería durar varios días, agregó.

La central dispone de fuentes alternativas, incluyendo un gran estanque de refrigeración que puede suministrar agua “durante varios meses”, añadió la nota.

Las autoridades ucranianas ya habían advertido que la rotura de la presa podría liberar 18 millones de metros cúbicos (4.800 millones de galones) de agua y anegar Jersón y docenas de zonas más donde viven cientos de miles de personas.

El Centro Mundial de Datos para Geoinformática y Desarrollo Sostenible, una ONG ucraniana, estimó que casi 100 poblados y ciudades quedarían anegados y calculó que el nivel del agua no comenzaría a bajar hasta pasados entre cinco y siete días.

Un colapso total de la represa arrasaría gran parte de la orilla izquierda del río, según el grupo de trabajo Consecuencias Ambientales de la Guerra en Ucrania, una organización de activistas y expertos que documentan los efectos ambientales del conflicto.

Mykhailo Podolyak, a asesor del presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, dijo que “en este momento se está produciendo un desastre ecológico global, online, y miles de animales y ecosistemas se destruirán en las próximas horas”.

Videos publicados en internet ofrecieron las primeras pruebas del derrame: uno mostró como el agua anegaba una larga carretera mientras que en otro un castor trataba de escapar de la crecida corriendo a zonas altas.

El Ministerio del Interior ucraniano pidió a los residentes de 10 localidades en la margen derecha del río y de partes de la ciudad de Jersón que reúnan sus documentos esenciales y a sus mascotas, apaguen los electrodomésticos y se marchen, al tiempo que advirtió sobre posible desinformación.

El alcalde nombrado por Rusia para Nova Kakhovka, Vladimir Leontyev, dijo que el agua estaba empezando a llegar a la ciudad, que estaba siendo evacuada.

Ucrania controla cinco de las seis represas a lo largo del río Dniéper, que discurre desde la frontera norte con Bielorrusia hasta el Mar Negro y es crucial para el suministro de agua potable y electricidad de todo el país.

Oleksandr Prokudin, jefe de la Administración Militar Regional de Jersón, dijo en un video publicado en Telegram poco antes de las 07:00 que “el ejército ruso ha cometido un acto terrorista más” y advirtió que el agua alcanzará “niveles críticos” en cuestión de cinco horas.

La represa de Kakhovska estaba completamente destruida, indicó la empresa hidroeléctrica ucraniana, que explicó en un comunicado que “no puede ser restaurada”. Ukrhydroenergo afirmó también que Rusia voló la planta desde dentro de la sala de motores.

Leontyev apuntó que los numerosos ataques sobre la planta hidroeléctrica de Kakhovka destruyeron sus válvulas y el “agua del embalse de Kakhovka ha comenzado a fluir de forma descontrolada río abajo”. Según el regidor nombrado por Rusia, los daños a la estación eran irreparables y será necesario reconstruirla.

Ucrania y Rusia ya se habían acusado previamente de atacar la represa, y en octubre Zelenskyy predijo que Moscú la destruiría para provocar inundaciones.

Las autoridades, los expertos y los residentes llevan meses expresando su preocupación por el flujo de agua en la infraestructura.

En febrero, el nivel del agua eran tan bajo que muchos temían que se produjese una fusión en la central nuclear de Zaporiyia, cuyos sistemas de refrigeración se abastecen del agua procedente del embalse contenido por la represa.

A mediados de mayo, tras las intensas precipitaciones y el deshielo, el nivel del agua subió por encima de lo normal y anegó localidades próximas. Las imágenes satelitales mostraron cómo el agua rebasaba las dañadas compuertas de la presa.

Fuente: AP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *