07 Oct / 04:50 pm

Turquía enviará soldados al norte de Siria cuando Estados Unidos se retire del área, anuncia la Casa Blanca

La Casa Blanca agregó que Turquía ahora sería responsable de todos los combatientes de ISIS capturados que actualmente están retenidos por las fuerzas kurdas respaldadas por Estados Unidos en el norte de Siria.

-A +A

En un notable anuncio, la Casa Blanca dijo que las fuerzas de Estados Unidos en el norte de Siria se replegarían antes de una planificada ofensiva militar turca.

La medida representa un cambio importante en la política exterior de Estados Unidos y en efecto le da a Turquía luz verde para atacar a las fuerzas kurdas respaldadas por las fuerzas estadounidenses. El grupo, considerado durante mucho tiempo como uno de los socios más confiables de Washington en Siria, ha desempeñado un papel estratégico clave en la campaña contra ISIS en la región.

Después de una llamada telefónica entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, la Casa Blanca dijo que Turquía pronto comenzaría una ofensiva militar y que las fuerzas estadounidenses no participarían en la operación.

“Turquía pronto avanzará con su operación planificada en el norte de Siria”, informó un comunicado. “Las Fuerzas Armadas de Estados Unidos no apoyarán ni participarán en la operación, y las fuerzas estadounidenses, después de haber derrotado al ‘Califato’ territorial de ISIS, ya no estarán en el área inmediata”.

La Casa Blanca agregó que Turquía ahora sería responsable de todos los combatientes de ISIS capturados que actualmente están retenidos por las fuerzas kurdas respaldadas por Estados Unidos en el norte de Siria.

A partir del mes pasado, Estados Unidos dijo que cerca de 1.000 soldados estadounidenses estaban operando en el noreste de Siria. La declaración del domingo no especifica si esto constituía una retirada total del personal del país.

“Esfuerzos de paz”

El sábado, Erdogan anunció que Turquía había “completado nuestros preparativos y plan de acción” y estaba lista para lanzar una “operación terrestre y aérea” al este del río Eufrates. Dijo que el objetivo era establecer la “paz” limpiando la región de “terroristas”.

“Tal vez sea hoy o mañana el momento de despejar el camino para (nuestros) esfuerzos de paz … Llevaremos a cabo una operación terrestre y aérea”, dijo Erdogan al dirigirse a una reunión del gobernante Partido Justicia y Desarrollo (AK) en Kizilcahaman, cerca de la capital, Ankara.

Nueve camiones cargados con vehículos blindados y un autobús con personal militar fueron vistos moviéndose hacia la frontera entre Turquía y Siria el sábado, al este del río Eufrates, según la Agencia Anadolu de propiedad estatal de Turquía.

El convoy fue enviado para reforzar las unidades militares estacionadas en la frontera con Siria, informó la agencia.

La operación de Turquía tiene como objetivo despejar a la milicia kurda respaldada por Estados Unidos, las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), lejos de la frontera con Turquía.

Ankara considera al YPG como un grupo terrorista afiliado al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que ha luchado contra el estado turco durante más de tres décadas. Pero Estados Unidos respalda al YPG y da crédito a los kurdos por ayudar a derrotar a ISIS en Siria.

Turquía ha estado trabajando con EE. UU. para establecer “zonas seguras” que se extienden a lo largo de la frontera entre Turquía y Siria, pero Anadolu informa que si bien Turquía da la bienvenida a las patrullas conjuntas, también ha dicho que EE. UU. no está haciendo lo suficiente para establecer la zona segura correctamente.

En una llamada telefónica con Trump, Erdogan expresó su frustración por el fracaso del ejército estadounidense en implementar el acuerdo entre las dos naciones, según un resumen de la llamada emitido por la presidencia turca. Los dos líderes acordaron reunirse en Washington el próximo mes por invitación de Trump.

Estados Unidos y Turquía han estado trabajando para establecer la zona de amortiguación, que Estados Unidos considera un “mecanismo de seguridad”, en el noreste de Siria, como parte de un intento por evitar una incursión militar en el área que atacaría a los grupos kurdos sirios, una potencial operación que Estados Unidos teme que podría socavar la lucha contra ISIS.

La participación del ejército estadounidense a lo largo de la frontera sirio-turca incluye tripulación de puestos de observación, así como patrullaje con tropas turcas en el área.

Estados Unidos cambia de tono

La decisión de Trump de permitirle a Erdogan seguir adelante con la operación y sacar a las fuerzas estadounidenses del área va en contra de los esfuerzos de los funcionarios estadounidenses para disuadir a Turquía de llevar a cabo una intervención militar.

“Cualquier operación militar no coordinada de Turquía sería motivo de grave preocupación, ya que socavaría nuestro interés compartido de un noreste de Siria que sea seguro y la derrota duradera del ISIS”, dijo recientemente el portavoz del Pentágono, Sean Robertson.

Agregó que Estados Unidos estaba comprometido a implementar el mecanismo de seguridad, o zona segura, y contrario a los comentarios de Erdogan, dijo que estaba “a tiempo, o antes de lo previsto, en muchas áreas”.

El sábado, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo a periodistas que “hemos dejado en claro que este conflicto no debe ser militarizado”.

Sin embargo, un funcionario estadounidense familiarizado con las operaciones en Siria le dijo a CNN que es “muy probable” que Turquía intente algo pronto. El funcionario dijo que es posible que Ankara comience con una incursión limitada para establecer bases de patrulla turcas en el lado sirio de la frontera con el objetivo de lanzar operaciones de limpieza más ambiciosas más adelante.

“Una respuesta de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) justificaría la narrativa de Turquía de que necesitan hacer que el área sea segura para el retorno de los refugiados”, agregó el funcionario.

Desde la perspectiva de las SDF, lideradas por los kurdos, sienten que cualquier acción unilateral de Turquía en territorio sirio es una amenaza y deben responder.

“Permitir bases de patrulla turca ahora abren la puerta a la ocupación permanente y facilita que el ejército turco ataque más tarde a las SDF”, dijo el funcionario.

En una declaración mordaz el lunes, las SDF acusaron a Estados Unidos de “no cumplir con sus compromisos” para evitar una escalada militar.

“Esta operación militar turca en el norte y este de Siria tendrá un gran impacto negativo en nuestra guerra contra ISIS y destruirá toda la estabilidad que se ha logrado en los últimos años”, dijeron las SDF en un comunicado.

“Nosotros en las Fuerzas Democráticas Sirias no dudaremos por un momento en defendernos”, continúa el comunicado, y agregaron que pedirían a sus aliados que los ayuden a defenderse de la “agresión turca”.

El portavoz presidencial de Turquía, Ibrahim Kalin, tuiteó el lunes que “no tenemos interés en el territorio de nadie”.

Dijo que los dos objetivos de las zonas seguras en Siria son eliminar “elementos terroristas para garantizar la seguridad de nuestra frontera y el regreso seguro de los refugiados”.

Turquía planea reubicar a dos millones de sirios en una zona segura de 30 kilómetros de ancho en Siria, que se extiende desde el río Éufrates hasta la frontera iraquí, incluido Manbij, según Anadolu.

 

 

Fuente: CNN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *