22 Mar / 04:39 pm

Trump descarta aranceles a la Unión Europea pero se los impone a China

Además se conoció que instruirá hoy a su equipo a imponer aranceles por valor de unos 50.000 millones de dólares contra China para contrarrestar sus “prácticas injustas” en el comercio tecnológico, una medida que puede desatar una guerra comercial entre las dos potencias

-A +A

El presidente, Donald Trump, decidió dejar fuera a la Unión Europea (UE), Australia, Argentina, Brasil y Corea del Sur, además de a sus socios del TLCAN, Canadá y México, del aumento de aranceles a la importación de acero y aluminio que anunciará el Gobierno este viernes. Además dio a conocer que si impondrá aranceles a China por valor de hasta “60.000 millones de dólares” anuales por supuestas afrentas a la propiedad intelectual estadounidenses, una cifra que supera en 10.000 millones a la adelantada poco antes por la Casa Blanca.
“Lo que (Trump) ha decidido hacer es interrumpir la imposición de tarifas a estos países”, declaró ante el Comité de Finanzas del Senado el responsable de Comercio Exterior, Robert Lighthizer.
El presidente Trump causó un gran revuelo a principios de mes al anunciar su intención de imponer nuevos aranceles a la importación de acero, de un 25 %, y de aluminio, de un 10 %, los cuales, según dijo en un principio, afectarían a todos los socios comerciales del país.

Sin embargo, el anuncio de Lighthizer refleja la decisión del presidente de ceder, al menos de manera temporal, a las presiones recibidas por la Casa Blanca, tanto por parte de sus principales socios comerciales como por algunos miembros del Gabinete.

Hoy mismo, de hecho, la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmstrom, dijo tener la esperanza de que Estados Unidos excluyera a la UE de la imposición de aranceles al acero y el aluminio antes de mañana, cuando la Administración debe publicar la lista definitiva de naciones afectadas por esta medida proteccionista.

Esta afirmación se produjo después de que el pasado martes el secretario de Comercio, Wilbur Ross, y la propia Malmstrom se reunieran en Washington y acordaran el proceso a seguir de ahora en adelante para afrontar la situación, aunque no precisaron plazos.

Este miércoles fue el presidente de Brasil, Michel Temer, quien celebró que ambas potencias estén dialogando sobre este asunto y se mostró optimista sobre el resultado de las conversaciones.

Respecto a los casos de México y Canadá, Lightizer recordó que Washington está negociando actualmente con estos países los términos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), por lo que no se espera una resolución definitiva hasta que estas conversaciones concluyan.

En el caso de Australia y Corea del Sur, cabe destacar que estos países tienen una relación histórica con Estados Unidos, la cual tiene su reflejo en un importante flujo comercial de ambas potencias con Washington.

De este modo, países como China, Rusia o Venezuela sí sufrirán la imposición de aranceles a partir del viernes, fecha en la que se cumplen 15 días de la firma de Trump de las polémicas tarifas arancelarias, diseñadas para proteger a la industria nacional.

Conflicto con China

Trump dijo que ha exigido a China que “reduzca en unos 100.000 millones de dólares el déficit” comercial que tiene Estados Unidos con el gigante asiático, y que eso se está “negociando”.

“He pedido a China reducir el déficit en 100.000 millones de dólares, eso sería el 25 % (del total) o quizá incluso más. Tenemos que hacerlo”, dijo Trump al firmar una orden para imponer los aranceles.

“Estamos hablando con China y metidos en una negociación muy grande. Veremos dónde nos lleva, mientras tanto, vamos a tomar esta medida”, añadió Trump, que no aclaró si, en el caso de que Pekín cumpla sus demandas sobre el déficit, se replanteará la imposición de los aranceles.

Trump dijo que los aranceles podrían afectar productos chinos por valor de “alrededor de 60.000 millones de dólares” anuales, una cifra superior a los 50.000 millones de dólares adelantada por la Casa Blanca, algo que pareció sorprender en el acto a su propio secretario de Comercio, Wilbur Ross.

“Hay un tremendo robo de propiedad intelectual, cientos de miles de millones de dólares cada año”, aseguró Trump.

Según el Gobierno de Trump, las prácticas de China dañan los derechos de propiedad intelectual de las empresas tecnológicas estadounidenses, porque Pekín fuerza a esas entidades a transferir su tecnología a compañías chinas como requisito para hacer negocios en ese país.

Trump aseguró que la imposición de aranceles a China, el segundo socio comercial de EEUU, harán que su país sea “mucho más fuerte y mucho más rico”, y prometió que sus medidas comerciales serán recíprocas: “Si nos cobran, les cobraremos lo mismo”.

La oficina del representante estadounidense de Comercio Exterior, Robert Lighthizer, tendrá ahora 15 días para publicar una lista de productos afectados por los aranceles, que según fuentes de la Casa Blanca podrían afectar a unos 1.300 tipos de bienes, que pueden oscilar desde zapatos y ropa hasta aparatos de tecnología punta.

Una vez publicada esa lista, habrá un periodo de comentarios públicos de 30 días antes de que los aranceles entren en vigor, según la Casa Blanca.

Por otra parte, Trump dará 60 días al Departamento del Tesoro para decidir cómo restringir la inversión china en Estados Unidos debido a sus prácticas de “distorsión del mercado”, en palabras de Peter Navarro, asesor comercial del presidente.

Además, Estados Unidos planea demandar a China ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por sus supuestas prácticas discriminatorias a la hora de otorgar licencias tecnológicas.

 

Fuente: DiarioLasAmericas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *