03 Abr / 08:26 am

Orden ejecutiva de DeSantis prohíbe exigir prueba de vacunación

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, emitió una orden ejecutiva el viernes que prohíbe a las empresas exigir a los clientes que muestren pruebas de que han sido vacunados contra COVID-19 para poder recibir el servicio.

-A +A

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, emitió una orden ejecutiva el viernes que prohíbe a las empresas exigir a los clientes que muestren pruebas de que han sido vacunados contra COVID-19 para poder recibir el servicio.

El gobernador republicano había anunciado previamente su intención de emitir una orden que prohíbe los llamados “pasaportes de vacunas”. Su acción también prohibió a cualquier agencia gubernamental en Florida emitir dicha documentación con el propósito de proporcionar prueba de vacunas.

En su orden ejecutiva, DeSantis afirma que “los pasaportes de vacunación reducen la libertad individual y dañarán la privacidad del paciente”.

Con vigencia inmediata, las empresas de Florida tienen prohibido exigir a los clientes que proporcionen documentación que certifique la vacunación COVID-19 para ingresar a una empresa o para recibir servicios.

Pero la orden no excluye a empresas como restaurantes y tiendas minoristas de los protocolos de detección y otras medidas recomendadas por los funcionarios de salud estatales y federales.

Y un destacado abogado laboralista y laboral le dijo a NBC 6 que la orden podría resultar en un conflicto con los poderes federales.

“Si una empresa privada propietaria del edificio exige a sus huéspedes y empleados que muestren un pasaporte de vacunas, el gobernador tendría que encontrar la manera de declararlo inconstitucional porque en este momento es constitucional”, dijo Andrew Zelmanowitz, socio de la Oficinas de Fort Lauderdale del bufete de abogados Berger Singerman.

Señaló que una ley federal obliga a los empleadores a proteger tanto a los empleados como a los clientes de los peligros.

“COVID-19 es un peligro conocido y los empleados deben estar protegidos y, obviamente, el miedo aquí, entre los otros problemas de salud, pero desde un punto de vista legal, es un posible litigio de los empleados”, dijo Zelmanowitz.

A partir de esta semana, más de 2 millones de floridanos han sido infectados por el virus y casi 33,500 han muerto, mientras que el 83% de los floridanos de 16 a 64 años todavía no han recibido una dosis de la vacuna.

 

Fuente: NBC – Telemundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *