23 Nov / 07:29 am

Miami-Dade pide quitar el nombre FTX de la Arena del Heat

-A +A

El condado de Miami-Dade le pidió permiso a una corte federal de bancarrota para poner fin inmediato al acuerdo de derechos de nombre con FXT y eliminar la marca de la arena en la que juega el Heat de Miami de la NBA.

En una moción que presentó el martes, el condado —que es dueño de la arena y negoció el acuerdo de derechos con FTX— dijo que seguir refiriéndose al recinto como FTX Arena sólo añadirá al “sufrimiento continuo” tras el colapso de la empresa de intercambio de criptomoneda.

“No parece ser que el moroso sufrirá un daño por la terminación del acuerdo de derechos de nombre”, escribió el condado en la petición. “Por el otro lado, el condado de Miami-Dade continúa suministrando un invaluable letrero por derechos de nombramiento y otros beneficios al deudor en detrimento de la habilidad del condado de buscar un socio para nombrar a la arena”.

La audiencia se programó para diciembre. De momento el letrero de FTX se mantiene en el edificio y no se ha cambiado su nombre.

La moción del martes no fue sorpresa. FTX se declaró en bancarrota el 11 de noviembre y el condado y el Heat iniciaron el proceso de terminación de la relación con la empresa ese mismo día.

El colapso de FTX está ligado al mundo del deporte. Varios deportistas —incluyendo al quarterback de los Buccaneers de Tampa Bay Tom Brady, el base de los Warriors de Golden State Stephen Curry, el alero del Heat Udonis Haslem y la tenista Naomi Osaka— fueron nombrados como imputados en una demanda colectiva contra FTX. La demanda argumenta que su estatus como celebridades los hace culpables de promover una empresa que tenía un modelo de negocio fallido.

FTX llegó a tener más acuerdos deportivos, incluyendo con Mercedes en la Fórmula Uno y un acuerdo de patrocinio con la MLB — los umpires portaron el logo de la empresa la pasada temporada. Mercedes eliminó el logo de FTX de su monoplaza.

El edificio donde juega Miami se ha conocido como FTX Arena desde junio del 2021 tras firmar un acuerdo de patrocinio de 19 años y 135 millones de dólares.

FTX era la tercera empresa de intercambio de criptomoneda más grande, aunque terminó perdiendo miles de millones de dólares y se declaró en bancarrota. La empresa que se encontraba en las Bahamas y su fundador Sam Bankman-Fried están siendo investigados por autoridades estatales y federales.

Fuente: AP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *