07 Dic / 03:10 pm

Más arrestos en la frontera; ¿se diluye el “efecto Trump”?

Los agentes dicen que están empezando a ver más gente como esta guatemalteca y su hijo que se habían ido de su país hacía dos semanas y trataban de ingresar ilegalmente a Estados Unidos desde México

-A +A
La guatemalteca Felicita Villagrán Villeda y su hijo esperan ser fichados tras ser detenidos tratando de ingresar ilegalmente a EEUU desde México el 11 de agosto del 2017. La Patrulla de Fronteras dice que está aumentando la cantidad de detenidos luego de que esa cifra alcanzase bajas históricas en abril. (AP Photo/Eric Gay)

Felicita Villagrán Villeda y su hijo de 15 años se sentaron a un lado de un camino de tierra junto al río Bravo y se pasaban una botella de agua, tratando de recuperar el aliento bajo el intenso sol de Texas. Cerca de ellos había agentes de la Patrulla de Fronteras esperando para registrar su arresto.

Los agentes dicen que están empezando a ver más gente como esta guatemalteca y su hijo que se habían ido de su país hacía dos semanas y trataban de ingresar ilegalmente a Estados Unidos desde México.

La elección del presidente Donald Trump contribuyó a que se produjese un pronunciado descenso en la inmigración ilegal, al punto de que los arrestos en la frontera alcanzaron bajas históricas en abril y ayudaron a que el 2017 sea el año con menos detenciones fronterizas en 45 años.

Pero desde el nivel mínimo de abril, esa cifra fue aumentando mes a mes, en buena medida como consecuencia de la llegada de familias centroamericanas como la de Villagrán.

Agentes de la Patrulla de Fronteras entrevistados por la Associated Press dicen que esperan que esa cifra siga subiendo porque pareciera que los centroamericanos están poniendo a prueba al gobierno de Trump. Expertos en el tema afirman que cualquier descenso en la cantidad de inmigrantes sin papeles iba a ser temporal en tanto y cuanto en los países de origen de la mayoría de los inmigrantes –El Salvador, Honduras y Guatemala– siga habiendo balaceras y pandillas violentas.

Sentada a un lado del río Bravo, Villagrán dijo que su decisión de venir a Estados Unidos no tuvo nada que ver con la política ni no quién ocupa la Casa Blanca, sino que respondió a razones personales. Había sido deportada por Estados Unidos hacía cuatro años y afirmó que, de vuelta en Guatemala, fue secuestrada y liberada.

“Ahora vuelven a pedirme dinero”, expresó. “No tengo ni un dólar”.

La Patrulla de Fronteras dijo el martes que había detenido a 22.537 personas en la frontera sudoeste en septiembre, casi el doble de los 11.127 arrestos de abril. Septiembre es el último mes del que hay cifras.

 

Fuente: Associated Press

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *