17 Ene / 11:09 am

Los tripulantes llevan chalecos y gorras fluo para ser identificados rápidamente.

Pablo Zalazar, Croupier de cruceros, explica los entrenamientos para la tripulación de un crucero.

-A +A

“Yo tuve la suerte de poder trabajar en el año 2005 y 2006 en una empresa italiana casualmente en un barco que en aquel momento era sexto mejor barco del mundo, era un crucero que llevaba aproximadamente unas 745 personas a bordo y la relación era aproximadamente de un miembro de la tripulación para cada pasajero. En esa época yo trabajaba en el casino, recuerdo que el adiestramiento y las prácticas eran bastante frecuentes. Durante los trayectos entre un puerto y otro era muy normal que hubiese una especie de simulacro, solamente para los miembros de la tripulación y después religiosamente siempre se practicaba cada vez que se renovaban los pasajeros”.

“Nosotros en los barcos teníamos asignadas posiciones determinadas, una puerta, una escalera, un sector especial. En mi caso tenía una credencial que decía cuál era mi posición. Nos dan unos chalecos de color flúo, mas una gorrita de color flúo para que la gente nos pueda identificar rápido y todas las personas que pasen por allí. Uno las tiene que guiar por ese sector y después debajo de uno en esa misma escalera hay otro que también te va desviando y llevando hacia los barcos, hacia las barcazas para evacuar el barco”.

“Por lo que puede ver en este caso estaba todo bastante organizado, ahora hay un tema puntual con este barco en sí que era que en algunas instrucciones de hecho nos tomaban exámenes también cada tanto los primeros dos, tres meses. Los que recién llegamos por primera vez teníamos que responder a una serie de preguntas, era un poco complejo, no era tan sencillo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *