26 Ene / 12:00 pm

La relación de complacencia que existía entre el gobierno de Rodríguez Zapatero y el gobierno de Cuba se ha terminado.

Explica Vicente Botín, periodista de España, ex corresponsal de TVE en Cuba, analista político y articulista del diario El País.

-A +A

“Yo creo que todas las personas de buena voluntad, tanto españolas como en cualquier país del mundo, han protestado enérgicamente por este asesinato político, por esta barbaridad, una más que ha cometido el régimen cubano. Además lo que aquí ha sorprendido mucho no es tanto la muerte de este preso político, es que ya estamos acostumbrados a las barbaridades del régimen cubano, sino las reacciones contra el gobierno español acusándole de fascista, de amigo y admirador de Franco. Eso es algo que sorprende bastante, pero ya estamos acostumbrados a que cada vez que ocurre algo que el gobierno español rompe una lanza a favor de los detenidos en Cuba, pues que el gobierno cubano reaccione de esta manera tan violenta”.

“Creo que la relación de complacencia que existía con el gobierno de Rodríguez Zapatero con el gobierno de la isla, esto se ha terminado. Creo que Cuba, el gobierno de Cuba, el gobierno de los hermanos Castro ha perdido un gran aliado en Europa, que era el gobierno de Zapatero con Moratinos y Trinidad Jiménez al frente, han tratado por todos los medios de cambiar la posición común europea y no lo han conseguido”.

“Yo creo que ha partir de ahora se inicia una etapa nueva, una etapa diferente, una etapa parecida a la que ocurrió durante la época de José María Aznar. No hay que olvidar que la posición común europea desde el año 1996 estableció, a propósito de José María Aznar que fue quien la instó después del derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate por los aviones militares cubanos. Entonces a partir de ahí se estableció claramente lo que sería la posición común, Europa quiere negociar con Cuba, quiere que haya una transición y quiere que se respeten los derechos humanos”.

“El gobierno de Rodríguez Zapatero mantuvo, digamos, una cierta distancia con esa posición común, trató de cambiarla y ahora se vuelve otra vez al principio, a condicionar las relaciones a que haya un avance en materia de derechos humanos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *