01 Ago / 08:22 am

La paz regresa a Portland tras dos meses de protestas

Tras un acuerdo entre el gobierno del estado de Oregón y el Departamento de Seguridad Nacional, el jueves 30 de julio se vivió la primera noche sin arrestos y en paz frente al palacio de Justicia en la ciudad de Portland.

-A +A
People shine cellphone flashlights during a demonstration against racial inequality and police violence in Portland, Oregon, U…
Los manifestantes iluminan con sus teléfonos móviles las cercanías del Palacio de Justicia Federal en la ciudad estadounidense de Portland, Oregon, en donde han estado protestando por dos meses contra el racismo y la violencia policial.

MIAMI, EE.UU. – Tras dos meses de protestas contra el racismo y la violencia policial frente a la sede judicial de Portland, en el estado norteño de Oregón, las autoridades no reportaron arrestos el jueves en la noche

En un comunicado divulgado el viernes, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) dijo que “los oficiales federales en Portland vieron su primera noche de apoyo policial estatal y local y una relativa paz en las cercanías del Palacio de Justicia Federal Mark O. Hatfield”.

Las protestas se iniciaron a finales de mayo a raíz de la muerte en Minneapolis del afroestadounidense George Floyd mientras se encontraba bajo custodia policial. Los activistas exigen desde entonces el fin de la violencia y de las practicas racistas por parte de las fuerzas del orden.

El DHS sostuvo en el comunicado que estas exigencias dieron pie a “disturbios violentos” y aseguró que en esta ciudad del noroeste del país se registraron “ataques nocturnos”.

El envío de fuerzas federales para reforzar la custodia de la sede de justicia causó polémica y las protestas de la gobernadora Kate Brown, así como del alcalde de Portland, Ted Wheeler, quien recibió gases lanzados por los agentes federales la semana pasada, según denunció a la prensa.

El miércoles el Departamento de Seguridad Nacional y el gobierno de Oregón acordaron la retirada paulatina –a partir del jueves 30- de los agentes federales desplegados en la ciudad a modo de refuerzo.

Federal law enforcement officers stand guard outside the Mark O. Hatfield U.S. Courthouse after firing tear gas at protesters…
Portland y Washington acuerdan una “retirada gradual” de agentes federales
El gobierno local rechaza la presencia de agentes federales en la ciudad. Washington insiste en la necesidad del despliegue debido a las protestas. Finalmente, ambas partes alcanzaron un acuerdo. Solo se quedarán aquellos agentes que habitualmente custodian los edificios federales de Portland.

El DHS indicó hoy que “las multitudes permanecieron pacíficas durante el transcurso de la noche; no hubo acciones reportadas y, por lo tanto, no hubo intervención de oficiales estatales o federales”.

Sin descartar la fuerza

Este mismo viernes, temprano en la mañana, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sin embargo aseveró durante un encuentro con representantes de las fuerzas del orden, celebrado en la Casa Blanca, que los oficiales federales responderán con “fuerza ofensiva muy fuerte” en Portland si es necesario.

Tump estuvo junto al vicepresidente Mike Pence y líderes de la Asociación Nacional de Organizaciones Policiales (NAPO, por sus siglas en inglés), estos últimos, elogiados públicamente por el mandatario tras las labores en la norteña ciudad.

El presidente lamentó, no obstante, que a los miembros de las fuerzas federales “desafortunadamente, no se les permite ser ofensivos”.

Trump achacó los disturbios a los radicales. “Los que fueron el problema fueron los anarquistas absolutos, en muchos casos profesionales”, dijo.

Las protestas que estallaron en todo el país tras la muerte de Floyd -y que fueron mayormente protagonizadas por el movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan)- exigían, en algunos casos, también la remoción de la policía por medio del retiro de sus fondos financieros.

Por este motivo, Trump sostuvo el viernes que “los extremistas de izquierda han extendido el caos en las calles de diferentes ciudades”. Seguidamente criticó a su probable oponente demócrata para las presidenciales de noviembre, el exvicepresidente Joe Biden, por apoyar las llamadas para destituir a la policía.

“Biden fue llevado más a la izquierda, de donde estaba Bernie”, dijo Trump en referencia a Bernie Sandes, un senador progresista que también aspiró a la candidatura demócrata.

 

Fuente: VOA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *