03 Abr / 09:13 am

La desigualdad salarial en la Florida no se detiene. ¿Quiénes son los más afectados?

-A +A

Cinco meses más de alquiler, nueve pagos extras de cuidado infantil y casi cuatro mensualidades del seguro médico. Estos son los gastos que las mujeres de Estados Unidos pudieran afrontar si se logra equipar su salario al de los hombres.

La brecha salarial sigue afectando el bolsillo de las mujeres que trabajan y en especial de las que son cabeza de familia, como es el caso de muchas latinas, confirmó una vez más un informe de National Partnership for Women & Families.

El estudio, que se basa en datos del Censo de Estados Unidos, calculó las diferencias del salario promedio entre hombres y mujeres que trabajan a tiempo completo durante todo el año en cada uno de los estados del país.

En la Florida, una mujer gana 87 centavos por cada dólar que devenga un hombre, lo que representa $5,515 menos al año. Una latina en este estado, sin embargo, solo recibe 60 centavos de dólar en comparación con el salario de un hombre blanco no hispano, una diferencia anual de $20,380.

 “Si se elimina esta brecha salarial, las latinas de Florida podrían costear 34 meses adicionales de cuidado infantil, o más de 14 meses de un seguro médico ofrecido por el empleador”, dijo a el Nuevo Herald Jessica Mason, analista adjunta del National Partnership for Women & Families.
 Mason señaló que esta disparidad es el resultado de factores como la discriminación racial y de género, el acoso en el lugar de trabajo y la falta de una política laboral que apoye el cuidado familiar.

Los resultados del estudio realizado por el National Partnership for Women & Families se dieron a conocer el 1 de abril, la víspera del Equal Pay Day (Día por el pago igualitario), establecido en 1996 por la Comisión Nacional por el Pago Igualitario. La fecha cambia de año en año, y para este 2019 se eligió el 2 de abril porque simboliza el día del año hasta donde las mujeres debieron trabajar para ganar lo mismo que ganaron los hombres en el 2018.

A nivel nacional, las latinas ganan 53 centavos por cada dólar que gana un hombre blanco no hispano, las nativas americanas 58 centavos, las afroamericanas 61 centavos, las blancas no hispanas 77 centavos y las de origen asiático, 85 centavos.

En cifras concretas, una latina en Estados Unidos gana $32,002 como promedio al año, lo que al compararse con el salario promedio de un blanco no hispano ($60,388) significa una diferencia de $28,386.

Esta brecha salarial persiste para las profesionales latinas. Por ejemplo, el salario promedio de una ejecutiva latina es de $71,361 y el de una especialista en temas de computadora es de $61,781. Comparativamente, un hombre blanco en estas profesionales gana más de $100,000 al año.

DÓNDE SE GANA MENOS

Los estados con más disparidad salarial son Louisiana, Utah, Indiana y Alabama. La brecha de los salarios es particularmente perjudicial para las madres con hijos menores de 18 años, que representan el sustento principal de las familias. Ellas ganan 71 centavos de dólar en comparación con los padres.

“La desigualdad en los salarios afecta aun más a las afroamericanas que enfrentan la discriminación racial y de género”, puntualizó Mason.

La experta señaló que incluso en estados como Florida, que tiene una de las menores brechas salariales, el daño monetario que implica para las mujeres es considerable, porque este capital se destinaría a pagar la vivienda, la comida y los servicios.

“La pérdida en los pagos de necesidades básicas o de oportunidades que pueden representar un cambio en la vida de una persona no es despreciable”, enfatizó.

Debra L. Ness, presidenta de National Partnership for Women & Families, considera que la disparidad salarial no tiene una causa única y por lo tanto tampoco una solución simple. Destacó como un paso “alentador” la aprobación la semana pasada, en la Cámara de Representantes, del Paycheck Fairness Act, una legislación que combatiría la discriminación salarial.

Ness también recomienda el aumento del salario mínimo federal y la eliminación de los pagos más bajos a los trabajadores que reciben propinas y a los discapacitados. A la vez propone el establecimiento de una regulación a nivel nacional para las licencias médicas y por motivos familiares y un cuidado médico de calidad.

 

Fuente: El Nuevo Herald

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *