26 Mar / 10:04 am

Justicia de EEUU presenta cargos contra Maduro y Cabello por narcotráfico y terrorismo

Los cargos judiciales,  dados a conocer por el Fiscal General William Barr en una video conferencia de prensa prevista, van acompañados por el anuncio de una recompensa de $15 millones por información que ayude a capturar a Maduro.

-A +A

El Departamento de Justicia acusó el jueves al gobernante Nicolás Maduro y al número dos de su régimen, Diosdado Cabello, de convertir a Venezuela en un narcoestado que auspicia el terrorismo uniéndose a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia para exportar toneladas de cocaína a los Estados Unidos.

Paralelamente, la justicia estadounidense también presentó cargos por separado contra el Presidente del Tribunal Supremo de Justicia del régimen, Maikel Moreno, quien es acusado de aceptar sobornos en esquemas de corrupción vinculados con la estatal Petróleos de Venezuela.

Cabello, Maduro y el ministro de Defensa Vladimir Padrino López son acusados de conspirar con las FARC para financiar la guerra del movimiento guerrillero contra el gobierno colombiano a través de cargamentos de droga enviados a través de Venezuela.

El fiscal general, William Barr, señaló que la frontera entre Colombia y Venezuela ha sido tomada por las disidencias de las FARC bajo amparo de Maduro. Por ello, acusó al régimen de tramar una conspiración con las FARC para “inundar a Estados Unidos de drogas”. Barr añadió que se estima que entre 200 y 250 toneladas métricas de cocaína son enviadas fuera de Venezuela por las rutas de la alianza criminal, que equivalen hasta a 30 millones de dosis letales.

“Anunciamos cargos criminales contra Nicolás Maduro por llevar adelante, junto a sus principales lugartenientes, una sociedad narcoterroristas con las FARC por los últimos 20 años. El alcance y la magnitud de la droga traficada solo fue posible porque Maduro y las instituciones corruptas de Venezuela proveyeron protección política y militar para los crímenes de narcoterrorismo”, sostuvo Geoffrey Berman, fiscal federal del distrito sur de Nueva York.

“Este es solo el comienzo de nuestro esfuerzo para sacar de raiz la corrupción en Venezuela”, sostuvo por su parte Ariana Fajardo, fiscal federal para el sur de Florida.

El cuadro mostrado por el Departamento de Justicia en la conferencia de prensa muestra una recompensa de USD 15 millones por informaciones que lleven al arresto de Nicolás Maduro.

El cuadro mostrado por el Departamento de Justicia muestra una recompensa de USD 15 millones por informaciones que lleven al arresto de Nicolás Maduro

El cuadro mostrado por el Departamento de Justicia muestra una recompensa de USD 15 millones por informaciones que lleven al arresto de Nicolás Maduro

El Departamento también ofrece recompensas de hasta 10 millones de dólares cada una por información relacionada con Diosdado Cabello Rondón, titular de la Asamblea Nacional Constituyente; el general (retirado) Hugo Carvajal Barrios, ex director de la Inteligencia Militar de Venezuela (DGCIM); Clíver Alcalá Cordones, General Mayor (retirado) del Ejército de Venezuela; y Tareck El Aissami, ministro de Industria y Producción Nacional. “Mientras ocupaban puestos clave en el régimen de Maduro, estos individuos violaron la confianza pública al facilitar los envíos de narcóticos desde Venezuela, incluyendo el control de los aviones que salen de una base aérea venezolana, así como el control de las rutas de la droga a través de los puertos de Venezuela”, acusaron en un comunicado..

Entre otros funcionarios también se implicó a Maikel Moreno, presidente de la Corte Suprema, y Vladimir Padrino, ministro de Defensa, como principales actores del esquema criminal.

El senador republicano Marco Rubio había adelantado que el Departamento de Justicia planea presentar cargos “por narcoterrismo” contra el dictador Además, según la cadena CNN, EEUU desginará a Venezuela como un “estado patrocinador del terrorismo”, una categoría que solo es usada actualmente contra otros cuatro estados: Corea del Norte, Irán, Sudán y Siria.

 

In this handout photo released by the Miraflores Presidential Press Office, Venezuela’s President Nicolas Maduro flashes a V for Victory hand gesture after arriving at the Fort Tiuna military base in Caracas, Venezuela, Wednesday, Jan. 30, 2019. Since opposition leader Juan Guaido declared himself interim president last week with the support of the U.S. and other nations, Maduro has appeared almost daily on state TV with his military, projecting an image of invincibility even as international pressure against him builds. (Marcelo Garcia/Miraflores Presidential Press Office via AP)

 

La administración de Donald Trump lidera una coalición de casi 60 países que considera que Maduro usurpa la presidencia y que el opositor Juan Guaidó es el legítimo jefe de Estado de Venezuela.

Agentes de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) llevan años recolectando testimonios de múltiples testigos y evidencias sobre el papel de Cabello en el cartel, cuyos integrantes primero brindaron protección a las operaciones en Venezuela de narcotraficantes colombianos pero que luego terminaron sacándolos del camino para quedarse ellos con el negocio en sociedad con la guerrilla de Colombia.

Parte de esas investigaciones sobre Cabello fueron citadas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro (OFAC) en mayo del 2018, cuando sancionó a Cabello, quien también es jefe de la controversial Asamblea Nacional Constituyente.

Trabajando con el ex vicepresidente ejecutivo Tareck El Aissami, “Cabello organiza los envíos de droga que se trasladan desde Venezuela a través de la República Dominicana y luego a Europa”, declaró la OFAC al anunciar las sanciones.

DE ESTOS SUEÑOS REVOLUCIONARIOS NACIÓ UN CARTEL

Ambos dirigentes –Cabello y El Aissami– son miembros fundadores de la organización que terminó convirtiendo a Venezuela en un importante trampolín para la exportación de droga colombiana, aseguran los investigadores estadounidenses que por años han estado siguiendo la incursión del chavismo en el narcotráfico.

Según los testimonios recogidos por la DEA, los dos estuvieron presentes en una crucial reunión sostenida en el 2005, cuando el entonces presidente Hugo Chávez impartió órdenes a sus lugartenientes para que facilitaran las operaciones del narcotráfico en Venezuela.

El entonces gobernante venezolano explicó a sus colaboradores que la incursión de su gobierno socialista en el narcotráfico era necesaria para debilitar a Estados Unidos, país que él consideraba enemigo del movimiento revolucionario que estaba adelantando, relatan documentos de la DEA a los que el Nuevo Herald tuvo acceso..

Además de Cabello y El Aissami, en la reunión se encontraban presentes el entonces jefe de inteligencia militar, Hugo Carvajal, el futuro ministro de Defensa Henry Rangel Silva y un juez chavista de alta jerarquía que luego terminó informando a la DEA, siendo identificado en los documentos como “Testigo 1”.

“Durante la reunión, Chávez instó al grupo, en sustancia y en parte, a promover sus objetivos políticos, incluido el combatir a Estados Unidos ‘inundando’ el país con cocaína”, dijo el Testigo-1, cuyo testimonio aparece en el documento obtenido en exclusividad.

“Chávez les ordenó a Carvajal, Cabello, Rangel Silva, y a otros que coordinaran con las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), y Chávez asignó al Testigo-1, entre otros, a cerciorarse de que las autoridades del orden público no interfirieran con estas actividades”, agregó.

En otras de las reuniones, que solían realizarse mensualmente, Cabello describió a los presentes las rutas terrestres y marítimas de tráfico de drogas a través de Venezuela, y Carvajal explicó que las FARC suministrarían los cargamentos de drogas a cambio de armamento de guerra, señalan los documentos de la DEA.

Algunos de los encuentros fueron realizados en la residencia del entonces vicepresidente José Vicente Rangel, y otros en la residencia presidencial de Chávez, agregan los mismos documentos.

MAS PODER Y MAYOR CONTROL DE LAS DROGAS

Puede que el fallecido presidente Chávez haya decidido autorizar el libre tránsito de drogas para golpear a Estados Unidos y simultáneamente ayudar a las FARC a tomar el poder, pero la estrategia desarrolló un efecto contrario, y en vez de cimentar la victoria del movimiento guerrillero en Colombia, fue el narcotráfico el que terminó apoderándose del Estado en Venezuela, aseguran los expertos.

Un informe presentado recientemente en Washington por el American Enterprise Institute reveló que la revolución bolivariana adelantada por Chávez terminó desvirtuándose al poco tiempo de ingresar en las actividades del narcotráfico, con los principales lugartenientes del chavismo eventualmente dejando de lado sus ideales socialistas para quedar reducidos a capos de la droga.

“Al asumir un papel directo en las operaciones de comercialización de la cocaína de las FARC, Chávez convirtió su gobierno en un emprendimiento criminal. En ese período, los líderes chavistas de más alto nivel comenzaron a estar más interesados en el mantenimiento de estas operaciones lucrativas de corrupción que en gobernar o en administrar la economía”, afirma el estudio, titulado: “El Combate de las Organizaciones Transnacionales del Crimen Organizado en las Américas”

Una década después, Venezuela terminó convirtiéndose en una gran máquina de lavado de dinero, corrupción y narcotráfico, donde funcionarios gubernamentales usan las entidades de gobierno para sus operaciones delictivas, agregó.

Y en el centro de esa emergente maquinaria de corrupción y narcotráfico se encontraba el número dos del chavismo, según las investigaciones de la DEA.

Esas pesquisas concluyen que el papel de Cabello en el narcotráfico se cimentó en la medida que crecía su poder dentro del régimen.

“Cabello ha abusado de estas posiciones influyentes para fomentar sus actividades ilícitas y corruptas, así como para controlar y ejercer control sobre agencias gubernamentales, funcionarios y oficiales militares en Venezuela, incluyendo el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC ), y el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN)”, resaltó el departamento del Tesoro al anunciar las sanciones del 2018.

Cabello ha afianzado una red de personas leales al decidir quién es ascendido dentro de organismos estatales, incluyendo el Ministerio de Defensa y el Ministerio de Obras Públicas y utilizó esa red de influencia para beneficiarse personalmente a través de operaciones de extorsión, lavado de dinero y malversación de fondos y el narcotráfico, dijo el gobierno estadounidense en ese entonces.

cabello
Leamsy Salazar (centro) es el principal testigo de la fiscalía de Manhattan en las investigaciones por narcotráfico del presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello (izq.). El régimen de Nicolás Maduro ha negado que el hombre número dos del chavismo esté siendo investigado, citando para ello las declaraciones del presunto portavoz de la Casa Blanca, Jim Luers. La Casa Blanca negó la existencia de Luers el jueves 4 de junio de 2015. Foto de Cortesía

EL ASCENSO A LA CÚSPIDE

Cabello tuvo un papel preponderante en el movimiento revolucionario de Chávez desde el principio, siendo uno de los oficiales que acompañaron al teniente coronel en la fallida intentona golpista de 1992 y estando luego ambos arrestados, junto con otros conspiradores, en la cárcel militar de Ramo Verde en las afueras de Caracas.

Proviniendo de un pequeño pueblo del oriental estado Monagas, el entonces el joven Cabello había encontrado en la Academia MIlitar de Venezuela una oportunidad de dejar atrás sus humildes orígenes y después encontró en el proyecto revolucionario de Chávez un camino para seguir ascendiendo.

La carrera militar de Cabello llegó a su fin después que fracasara el intento de golpe de Estado, siendo expulsado de las Fuerzas Armadas, pero una década después se encontraba en las esferas del poder en Venezuela, luego que Chávez — tras ser indultado– ganara la elecciones presidenciales de 1998.

Desde entonces, el dirigente chavista ha estado cerca de los engranajes del poder, ocupando una larga lista de cargos públicos que incluyen, gobernador, varias veces ministro, vicepresidente y por dos días presidente de Venezuela, luego que ocupara el palacio presidencial interinamente durante el breve período en que Chávez salió del poder en el 2002 bajo presión de intensas protestas.

Cabello, quien es considerado hoy como uno de los hombres más ricos de Venezuela, utilizó su creciente poder dentro de las esferas del poder en Venezuela para también tomar control de las operaciones del cartel.

Otros testigos colaborando con las investigaciones de la DEA aseguran que Cabello consolidó su poder dentro del cartel en los años posteriores a la muerte de Chávez, con uno de ellos declarando que él vio al dirigente chavista impartir órdenes directas a Carvajal, quien en ese entonces estaba encargado de las operaciones de logísticas.

Las investigaciones también apuntan a que Cabello, entre otros aspectos, se dedicaba a confiscar droga de pequeños narcotraficantes para luego unir esos cargamentos y exportarlos a través de un aeropuerto estatal.

Para poder identificar a sus competidores, Cabello le exigía al aparato burocrático del país información sobre personas adineradas que habían realizado grandes compras, para identificar quiénes vendían droga o lavaban dinero.

Los expertos llevan tiempo advirtiendo que pese a haber sido bautizado como el Cartel de los Soles, la estructura de narcotraficantes que hoy opera bajo la sombra del régimen de Caracas en realidad se trata de distintas redes, en ocasiones hostiles entre sí, que operan bajo el padrinazgo de figuras claves del chavismo, como Cabello y El Aissami.

“El Cartel de los Soles es hoy una red dispar de traficantes, que incluye actores estatales y no estatales, pero que operan en su totalidad con la venia y la protección de importantes figuras del gobierno venezolano”, dijo la organización no gubernamental InSight Crime, en un reciente informe sobre la incursión del régimen en operaciones criminales para alimentar las ruedas de la corrupción que le sostienen.

“El narcotráfico es uno de los lubricantes principales de la corrupción en Venezuela actualmente, y este atribulado país andino se está convirtiendo en uno de los principales centros del tráfico de cocaína en el mundo”, agregó el informe.

 

Fuente: El Nuevo Herald / Infobae.- 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *