11 May / 09:24 am

Juez ratifica orden de Miami-Dade para evacuar campamento de “agresores sexuales”

Acorde a la demanda presentada por la Unión para las Libertades Civiles en América (ACLU), “la decisión del Condado Miami-Dade de desalojar y arrestar (acorde a la ley condal) a los que pernoctan en el campamento muestra que el Condado no tiene intención de erradicar la falta de vivienda o garantizar la seguridad pública”

-A +A
Carpas donde se alojan los agresores sexuales en Miami (Foto cortesia CNN)

Un juez del distrito de Miami-Dade ratificó la orden del Gobierno condal de evacuar el campamento de “agresores sexuales”, situado en NW 71 Street, una zona aledaña a la municipalidad de Hialeah.

Acorde a la demanda presentada por la Unión para las Libertades Civiles en América (ACLU), “la decisión del Condado Miami-Dade de desalojar y arrestar (acorde a la ley condal) a los que pernoctan en el campamento muestra que el Condado no tiene intención de erradicar la falta de vivienda o garantizar la seguridad pública”.

Una ordenanza adoptada por la Comisión de Miami-Dade, en 2005, establece que las personas convictas por delitos relacionados con abuso sexual a menores, aún después de cumplir las sentencias, no pueden residir a 2.500 pies de una escuela, jardín infantil, parque o a 1.000 pies de una parada de bus escolar.

Por otra parte, la ley condal de Miami-Dade, Sec. 21-286, establece que pernoctar en la vía pública está prohibido y que la persona que viole esta disposición será primero advertido de la infracción y más tarde desalojado por la Policía si es necesario.

No obstante, la ordenanza también plantea “que cualquier persona sin techo, como lo define el estatuto 583.5, que viole la disposición de no pernoctar en la vía pública, debe ser ofrecido primero la oportunidad de ir a una casa de acogida, si hay espacio disponible en el lugar”.

Sin embargo, la casa de acogida Camillus House, que es administrada por la autoridad condal de fideicomiso para personas sin techo, estima que estos individuos no cumplen con los requisitos del albergue condal para ser aceptados, lo que hace la situación aún más complicada.

“La cuestión es si los estos agresores sexuales, que ya cumplieron sus condenas, son considerados homeless, o sin techo”, argumentó el abogado Ricardo Menéndez, quien ha mostrado interés en el caso de desamparados en nuestra ciudad.

“Hace apenas un par de años tuvimos una situación similar en el puente del MacArthur Causeway. Es justo que sean vigilados y monitoreados para que no vuelvan a cometer violaciones, pero no olvidemos que ellos son seres humanos y debemos buscarles soluciones”, subrayó.

 

Fuente: Diario Las Americas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *