19 Jul / 03:34 pm

Futuro del estadio de Beckham en Miami será decidido en referendo

Si el pueblo aprueba el referendo, vendrá la etapa más dura, que es la negociacion con la comision donde se requerirá una supermayoría (4 votos a favor, uno en contra)

-A +A
(Foto: AP)

MIAMI.-En medio de una intensa discusión, y de explicaciones de los inversionistas del estadio de Beckham a los comisionados y, sobre todo al del distrito 2 Ken Russell, se salvó del hundimiento sin alternativa, un referendo que, de aprobarse, abriría la puerta para complejas negociaciones entre los socios del exfutbolista inglés y el municipio.

Al principio de la sesión especial, era claro que Russell no estaba convencido de las virtudes del proyecto que busca construir un estadio de balompié -sede del equipo de Miami de la liga de soccer de Estados Unidos- en donde hoy queda el el Melrees country Club, un campo de golf en las inmediaciones del Aeropuerto Internacional de Miami (MIA).

Ese club, que es privado, está en terrenos del municipio. Segun los estatutos de la ciudad, tendría que someterse a licitación pública el cambio en el uso de ese terreno público. Y por eso es el referendo: para evitar ese requisito y poner a la comisión a negociar con un único proponente, es decir, el grupo de inversionistas dentro del cual también está Jorge Mas Santos.

Los comisionados Manolo Reyes (distrito 4) y Willy Gort (distrito 1) expresaron su rechazo más radical al proyecto. Reyes reiteró, una y otra vez, que no podia apoyar una iniciativa en la que no había claridad ni transparencia. Y enfatizó en que la ciudad no podía violar sus propias normas al pedirles a los votantes que tomaran un atajo para evitar una licitación pública.

Las condiciones

Reyes, además, propuso dos mociones: una para convocar a los votantes a que aprobaran o no, a través de un referendo, la construccion de un estadio en el Melrees country club y la otra pedía votar no las dos resoluciones propuestas en la reunion especial de este miercoles.

Russell expresó los puntos en los que buscaba claridad por parte de los inversionistas. En la reunión estaban Jorge Mas Santos- socio de Beckham- el representante del grupo, Richard Perez, y uno de sus cabilderos, C.J Gimenez.

El primero fue el de los espacios verdes. Que el parque de 58 acres que piensan construir, además del estadio y el complejo comercial, no le cueste nada a la ciudad. Pérez aclaró que los 20 millones que el grupo dará a la ciudad no serán ni para el proceso de descontaminación del parque o para otros arreglos del mismo, “sino para lo que quiera hacer con ellos el municipio”.

En ese sentido, Russell subrayó que no habría recursos publicos invertidos para las actualizaciones y mejoras que tendrian que hacerle los inversionistas al parque.

Otra de las inquietudes era el costo de la construcción de las canchas de fútbol, en los 23 acres disponibles para tal propósito. En principio Mas no supo decir cuánto podría costar ese proyecto, pero ante la insistencia de Russell, el empresario cubanoamericano dijo que costaba más de 70 millones la construcción de esos campos de balompié.

En cuanto al programa The First Tee, el grupo de Beckham se comprometió a tener espacios para aulas, campos de golf para que quienes pertenecen a ese grupo puedan utilizarlos, pero se recalcó la idea de trasladar el programa (que tiene más componentes además de la práctica del golf para jóvenes de bajos recursos) a un campo en Miami Springs.

Otro punto que ventiló Russell fue el de la descontaminación del área. De acuerdo con Pérez, el grupo estaría dispuesto a gastar 35 millones de dólares en ese proceso. “Estamos muy confiados de que será por debajo de ese costo”, aclaró Pérez. “¿Cómo pueden estar tan seguros si no han hecho estudios de suelos”, preguntó Reyes.

El grupo Beckham también se comprometió a pagar por las carreteras internas y las posibles vias adicionales de acceso al estadio.

Además, aceptó pagar de renta por el espacio publico utilizado para su proyecto, el 5% de todos los ingresos generados, tanto por el estadio como por las áreas comerciales, es decir, el hotel, y los locales para tiendas y pequeños negocios. “Tendrá que habr un avalúo de esa propiedad después del proceso de limpieza, porque eso producirá un incremento automatico en el precio del suelo”, indicó Russell.

Mas aceptó que todo el personal vinculado al proyecto llamado “Miami Freedom Park” recibirá el salario minimo de 15 dólares la hora. Pero advirtió que para los que arrienden los locales comerciales, que pueden ser pequeños negocios, será paulatino el incremento para sus empleados, que empezará con 11 dólares y subirá a 15 en un lapso de cuatro años.

Además, el 20% de los trabajadores vinculados a la construcción del proyecto tendrá que ser de Miami y sindicalizados.

Reacciones

“Estos puntos fueron los que trabajamos hasta tarde anoche (martes 17 de julio) y estamos de acuerdo en todos”, indicó Mas, quien anunció que el proyecto- que obtuvo una primera victoria en la comisión- “estará abierto para todos, pero lo más imporante son los beneficios economicos al contribuyente de la ciudad, con una inversión de más de 800 millones de dólares, creará 2.300 empleos y a la ciudad de Miami le entrarán 11 millones de dólares al año por concepto de impuestos”.

Con respecto al tema del transporte, Mas explicó que el Aeropuerto Internacional de Miai, como un motor de la economía del condado, no se puede interrumpir. Mi prioridad y la del grupo es no crear un dolor de cabeza con el tráfico en el área”, subrayó.

“Lo que es importante recordar es que así los votantes aprueben este referendo, tiene después que haber un contrato que deberá confirmar la comisión, y de cinco debe obtener cuatro votos a favor”, puntualizó Gort. “Nosotros tendremos que asegurarnos, en el documento final, que todo lo que se promete quede consignado y que los residentes de la ciudad de Miami, los más afectados, sean parte de ese plan”, añadió.

El alcalde Francis Suárez reiteró que los residentes de Miami no sólo no tendrán que pagar un centavo por el proyecto, “sino que van a ganar millones y millones de dólares. El calculo es que el primer año habrá una entrada de por lo menos 6 millones de dólares en impuestos”, informó el alcalde.

“Vamos a dejar por escrito que la ciudad no gastará ni un centavo para el proceso de descontaminación de la zona ni para las conexiones que habrá para el transporte masivo, asi cueste lo que cueste”, prometió Suárez.

 

Fuente: Diario Las Americas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *