14 Sep / 10:30 am

Florence toca tierra en la costa sureste de EEUU como huracán de categoría 1

La Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (Fema) apuntó este jueves que el mayor peligro que representa Florence es “la tremenda cantidad de agua” que descargará a su paso por Carolina del Norte, del Sur y Virginia, en la costa este de Estados Unidos.

-A +A
Foto AP

El centro del huracán de categoría 1 Florence tocó hoy tierra cerca de Wrightsville Beach, en Carolina del Norte, en la costa sureste de Estados Unidos, donde se registran ya importantes inundaciones, informó hoy el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

En un boletín especial, el NHC indicó que el ciclón mueve vientos máximos sostenidos de 150 kilómetros por hora y rachas superiores, y se dirige rumbo oeste a 9 kilómetros por hora, lo que le llevará paulatinamente hacia el interior de Carolina del Norte y posteriormente al vecino estado de Carolina del Sur.

 Mientras tanto, Florence está haciendo estragos en esta zona de la costa sureste del país, con 150 personas que están siendo evacuadas por equipos de rescate, numerosas viviendas que ya están bajo el agua y al menos 400.000 usuarios que quedaron sin electricidad.

Florence tocó tierra a las 7.15 hora local (11.15 GMT), indicó el NHC, que en las últimas horas ha alertado de que el fenómeno meteorológico dejará inundaciones “catastróficas” mientras se adentra en Carolina del Norte y del Sur.

Este avance provocará su debilitamiento gradual, aunque sigue siendo un ciclón de grandes dimensiones, cuyos vientos huracanados se extienden hasta 130 kilómetros desde su ojo y de fuerza de tormenta tropical hasta 315 kilómetros desde el centro.

Pero la mayor preocupación de las autoridades no son los estragos que pueda dejar el viento, sino las inundaciones, tanto de agua dulce como salada.

El Servicio Meteorológico Nacional indicó que en Morehead City, en Carolina del Norte, se ha registrado un nivel del mar tres metros por encima de lo normal, aunque debería aumentar todavía más al tiempo que se produzca la próxima subida de la marea, prevista para el mediodía (17.00 GMT).

El factor más peligroso asociado al lento desplazamiento de Florence, alerta el NHC, es la lluvia extremadamente fuerte, que puede causar inundaciones “desastrosas” que se extenderán durante el fin de semana, así como una marejada ciclonica que podría ser mortal.

Foto AP

A ello hay que sumar que el primer huracán de categoría mayor de la temporada y el primero en tocar tierra en EEUU puede traer consigo “grandes y destructivas” olas y riadas “catastróficas” y significativos desbordamientos de ríos.

Al menos 400.000 clientes de la región están sin luz, según el Departamento de Seguridad Pública de Carolina del Norte, mientras que la compañía eléctrica Duke reconoció que entre uno y tres millones de sus suscriptores podrían perder el servicio eléctrico a consecuencia del paso del huracán.

El NHC indica además en su boletín de la posibilidad de que Florence, que llegó a ser de categoría 4 esta semana, con vientos máximos sostenidos de hasta 225 kilómetros por hora, podría generar tornados en el este de Carolina del Norte a lo largo de la jornada de hoy.

Llamados de auxilio masivo

Aunque su furia es menor a la esperada para un huracán que llegó a ser hace dos días de categoría de 4 y generar vientos de 140 millas por horas (225 k/h), el peligro radica principalmente en las inundaciones, tanto de agua dulce como salada.

Estas “catastróficas” inundaciones, que se espera que empeoren con el paso de las horas y con la subida cíclica de la marea, han provocado que las zonas costeras de ciudades del litoral atlántico ya están anegadas.

Una de las poblaciones que más ha sufrido las consecuencias es New Bern, en Carolina del Norte, donde sus autoridades, apoyadas por efectivos de la Guardia Nacional, han respondido a decenas de llamadas de emergencia para rescatar a un centenar de personas.

Mientras, otras 150 debieron esperar a que dos equipos, en bote, fueran en su busca, por lo que les pidieron que aguardaran en los pisos altos de sus viviendas o sobre el tejado.

“Si alguien pudiera ayudar… nuestros automóviles están bajo el agua y nuestra casa está inundada hasta el ático”, pidió una usuaria de Twitter llamada Brianna desde New Bern, comunidad situada junto al río Neuse, que se preveía que podría sufrir los efectos de la marejada ciclónica.

Otros que se vieron obligados a encaramarse a los tejados de sus casas fueron los vecinos de Belhaven, en el mismo estado sureño, después de que las lluvias desbordase el río Pungo y sus aguas alcanzasen las ventanas de las viviendas, que quedaron inundadas.

También muchos quedaron atrapados dentro de sus vehículos después de que descartaran obedecer la orden de evacuación obligatoria que recibió más de un millón de residentes en la zona.

El canal CNN informó, citando a autoridades locales, de que más de 60 personas debieron ser desalojadas de un hotel de Jacksonville, también en Carolina del Norte, después de que parte del tejado se derrumbase.

El presidente, Donald Trump, destacó y agradeció hoy a través de Twitter el “increíble” trabajo de las autoridades y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés).

La llegada de Florence obligó a cancelar hasta este viernes más de 1.300 vuelos en la costa este del país, donde una decena de aeropuertos están cerrados, y sus vientos han derribado innumerables árboles y solo en Carolina del Norte más de 450.000 clientes se han quedado sin suministro eléctrico.

La situación podría agravarse hacia el mediodía (ET), cuando la marea alcance la pleamar y se sume a los hasta 11 pies de altura (3,3 metros) de la marea ciclónica que Florence genera en la costa sureste del país.

Otro de los principales problemas, indicó el NHC, es el lento desplazamiento del ciclón, que se dirige rumbo al oeste a apenas 9 kilómetros por hora.

De esta manera, se vivirán al menos dos subidas de marea y caerán lluvias “excesivas” en la zona, con áreas donde podría acumularse hasta 1,2 metros de agua en los próximos días.

Florence, cuyos vientos huracanados se extienden hasta 130 kilómetros en torno a su ojo, se irá debilitando según vaya adentrándose en el país y para mañana sábado se espera que ya sea una tormenta tropical, y el domingo depresión tropical, debido a su choque con los montes Apalaches.

Mientras tanto, el primer huracán de categoría mayor de la temporada y el primero en tocar tierra en el país podría generar también tornados en el este de Carolina del Norte a lo largo de la jornada de hoy.

 

FUENTE: Diario Las Americas/ EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *