10 May / 10:10 am

Epidemia de E. coli causada por lechuga romana afecta ahora a la Florida y a Texas

-A +A

La semana pasada la epidemia de E. coli causada por la lechuga romana dio pocos indicios de disminuir, tras confirmarse 28 personas enfermas y cuatro estados afectados, entre ellos la Florida y Texas, donde ya se reportaron los primeros casos.

Aunque las cifras han cambiado, el consejo del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) sigue siendo el mismo: no consumir lechuga romana de la región de Yuma, Arizona, ni tampoco cualquier otra lechuga romana si resulta imposible confirmar que no viene de dicha área.

La semana pasada, la FDA y el Departamento de Agricultura de Arizona dijeron que terminó la temporada de lechuga romana en Yuma, pero la vida de 21 días del producto en el refrigerador de tiendas y mercados significa que la lechuga todavía podría estar en la cadena de abastecimientos.

Según la actualización del miércoles del CDC, en la actualidad hay 149 casos en 29 estados, siendo el más reciente el de una persona que se enfermó el 25 de abril. De los 149 casos, el CDC tiene información sobre 129 y 64 de las 129 personas (el 49.6 por ciento) han debido ser ingresadas en hospitales. En cuanto al síndrome urémico hemolítico (HUS), una forma de fallo renal que puede hacer que las infecciones por E. coli resulten fatales, el número ha llegado a 17.

Hasta ahora se ha reportado solo una persona muerta, en California, el estado que tiene más casos, con 30. De los estados que han reportado sus primeros casos, la Florida y Texas tienen uno, pero Minnesota tiene 10 y Dakota del Norte dos.

Desde el punto de vista per cápita, esto significa que hay un grupo en los estados que tienen fronteras con Canadá como Minnesota (10), Dakota del Norte (dos), Montana (ocho), Idaho (11) y Washington (siete). Otro grupo en un área más densamente poblada comprendería a Pennsylvania (20) y a Nueva Jersey (ocho). La disparidad geográfica en los grupos ha contribuido a confundir a las autoridades, que no pueden rastrear con efectividad la fuente de la epidemia más allá de la región de Yuma.

El número de enfermos en los estados no mencionados a continuación:

Alaska y Arizona, ocho cada uno; Georgia, cinco; Michigan y Nueva York, cuatro cada uno; Ohio y Massachusetts, tres cada uno; Colorado, Connecticut, Illinois y Wisconsin, dos cada uno; Kentucky, Louisiana, Mississippi, Missouri, Dakota del Sur, Tennessee, Utah y Virginia, uno cada uno.

La E. coli ataca entre dos y 10 días después de consumir el alimento contaminado, pero tiende a afectar con más frecuencia entre tres y cuatro días más tarde. La mayoría de los afectados tienen dolores de estómago y diarreas sanguinolentas durante cinco y siete días. Otros presentan síntomas de HUS.

 

Fuente: El Nuevo Herald

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *