29 May / 01:37 pm

Entrevista con el periodista Gustavo Godoy

Gustavo Godoy, periodista.

-A +A

“El periodismo ha cambiado drásticamente. Cuando ves que todos los noticieros, tanto en inglés como en español, el reportaje que encabeza el noticiero es un accidente, o un coche que se cayó en una laguna, hay un morbo. El otro día un noticiero abrió su noticiero de cadena, esto fue hace un par de semanas, tu sabes que hace seis domingos hubo el primer debate entre los cuatro candidatos a la presidencia en México para las elecciones del 6 de julio y uno de los incidentes fue que la edecán, la muchacha que repartía los sobres a cada uno de los candidatos estaba vestida un poco provocativa. Eso fue un domingo, este noticiero lo cubrió, cubrió el debate, las personalidades, lo que se decía, pero al día siguiente el noticiero de cadena abre con la noticia de la edecán, la muchacha que había salido con un vestido extremadamente provocativo, era una muchacha que había posado para Playboy Magazine y la muchacha da una entrevista. Ese mismo día es el día se captura a un intento de voladura de un avión en Yemen, esa noticia no apareció en el noticiero. Hay una banalidad muy grande en las noticias”.

“En el 65 estaba trabajando en el canal 7, y surge la historia del primer piloto de la fuerza aérea cubana que se lleva un avión de la fuerza aérea y aterriza en Cayo Hueso. Me mandan a cubrir la historia, estaba de lo más interesado, eran las doce, la una, las dos, las tres y no pasaba nada, las demás estaciones se fueron y yo me quedé. De pronto oigo a un americana hablando en inglés y digo -Ahí está el piloto. Veo al piloto con uniforme y todo, cojo la cámara empiezo a filmar y salgo corriendo. Cuando salgo corriendo para el automóvil, el americano me dice que le tengo que dar el video, le dije que se lo tenía que pedir al director y si el me autoriza se la puedo dar. Me pide el teléfono para llamarlo, y le digo que tengo que ir al baño. Fui al baño corriendo, saqué el rollo, puse otro. Cuando llegué estaba hablando por teléfono, me dice –Quiere hablar contigo. Le  digo okey si se lo tengo que dar se lo doy, le doy el rollo. Salgo corriendo para el canal 7 que estaba en la calle 79, llevo el rollo al laboratorio. Llamó el americano y me puso como un bombín. Lo pusimos en el aire y no se veía ninguna identificación”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *