09 Nov / 06:35 am

En paralelo a debate republicano, Trump realizó mitin dirigido a comunidad cubana de Miami

-A +A

La gira del expresidente de Estados Unidos Donald Trump para contraprogramar a los demás precandidatos republicanos continuó el miércoles en el sur de Florida ante una audiencia favorable mientras, a una hora y media en auto, sus rivales por la nominación se enzarzaban en su tercer debate.

El acto de Trump buscaba eclipsar a los otros aspirantes, continuando con la táctica que ha desplegado en los tres debates del Partido Republicano. Utiliza su liderazgo en las encuestas como excusa para no asistir, pero reclama atención con actos simultáneos independientes.

En su mitin, Trump hizo referencia al debate afirmando que nadie lo estaba viendo. Más tarde comparó su mitin con el debate señalando que “Estoy ante decenas de miles de personas ahora mismo y está en televisión. Esto es mucho más difícil de hacer que un debate”. El estadio en el que habló tiene capacidad para unas 5.200 personas.

El mitin del miércoles fue también una oportunidad para mostrar el respaldo que tiene entre los votantes latinos en el suburbio de Hialeah, en Miami, una comunidad con una influyente comunidad cubana-estadounidense donde Trump sigue siendo los suficientemente popular como para que un candidato al ayuntamiento utilizase su imagen en su campaña.

Trump fue presentado por la gobernadora de Arkansas, Sarah Huckabee Sanders, que fungió como secretaria de prensa de la Casa Blanca durante su presidencia y ya había respaldado su candidatura a principios de semana.

La intervención del expresidente comenzó unos 20 minutos después del inicio del debate, con un discurso dirigido a la audiencia. Criticó la política exterior del presidente Joe Biden, especialmente en lo relativo a Cuba, y dijo: “Nosotros no somos los que estamos poniendo en peligro la democracia estadounidenses. Somos los que salvamos la democracia estadounidense de esta gente terrible”.

Trump afirmó también que Biden y los demócratas iban “a por los católicos”, añadiendo que “cualquier católico o cristiano que vote por un demócrata, tengo que decirlo, son tontos”. No mencionó que Biden es católico.

Algunos de los partidarios del expresidente acamparon durante más de un día en el exterior del recinto, pero cuando comenzó el mitin, algunas partes del estadio al aire libre parecían vacías.

Los votantes cubanos de esta región han contribuido a las victorias contundentes de Trump y otros republicanos en las últimas elecciones, ayudando a impulsar la realineación de Florida de un estado tradicionalmente oscilante a uno mucho más conservador. Los demócratas que trabajan para la reelección de Biden quieren recuperar el voto latino que se perdió en 2020.

Chris LaCivita, un alto asesor de Trump, dijo que la campaña intentaría ganar un porcentaje cada vez mayor del voto hispano en 2024. A Trump le fue mejor entre los hispanos en 2020 que en 2016, si bien el presidente Joe Biden captó una mayoría a nivel nacional.

El equipo de campaña de Trump está planeando anuncios en la televisión y la radio hispanas, así como por correo postal. Sus asesores creen que sus mensajes sobre la economía, la frontera entre Estados Unidos y México y temas culturales resonarán entre los latinos.

“Desde el punto de vista de la campaña de Trump en las elecciones generales, vamos a buscar agresivamente votos en todas partes. Vamos a competir en todas partes por los votos”, dijo LaCivita.

Más del 95% de los 220.000 residentes de Hialeah se identifican como hispanos o latinos, según las cifras más recientes del censo. La mayoría son cubanos o cubano-estadounidenses y hablan español en casa.

Trump lleva mucho tiempo cortejando a la comunidad cubana, que se inclina más por los republicanos que otros hispanos. Según Pew, la mayoría de los votantes cubanos estadounidenses, el 58%, se identificaban como republicanos o de tendencia republicana antes de las elecciones de 2020.

En su nueva campaña, Trump ha redoblado sus esfuerzos por tachar a los demócratas de marxistas, socialistas y comunistas, un lenguaje que puede resonar entre los exiliados cubanos y venezolanos que huyeron de la pobreza y la persecución política.

Fuente: AP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *