26 Mar / 05:49 pm

Crisis en Alaska afecta fondo de ingresos petroleros

Después de que el petróleo comenzó a fluir desde el condado de North Slope a finales de la década de 1970, también comenzaron a llegar los cheques, que eventualmente se pagaban con los rendimientos de un fondo de ingresos petroleros que alcanzó los 65.000 millones de dólares gracias a las inversiones

-A +A
**FILE** In this Aug. 10, 2006 file photo, oil transit and other pipelines run from one BP’s facility at the Prudhoe Bay oil field on Alaska’s North Slope. BP, the world’s second-largest oil company, began shutting down the pipelines and said it would replace 16 miles of the 22 miles of transit pipeline it operates in the Prudhoe Bay field following a leak discovered last week. BP’s American chief said Monday, Aug. 25, 2008, the oil giant is on target to finish replacing and fixing miles of pipeline on Alaska’s North Slope, about two years after corrosion-induced leaks severely crimped the nation’s oil supply and prompted harsh criticism of the company. (AP Photo/Al Grillo, file)

La broma siempre ha sido que Alaska es tan rica, que les paga a sus habitantes por vivir ahí. Pero esos cheques anuales han ido disminuyendo, y podrían sufrir un cambio radical debido a que la entidad pasa apuros para pagarles a sus policías y para arreglar sus caminos a causa de los bajos precios del petróleo en los últimos años.

Después de que el petróleo comenzó a fluir desde el condado de North Slope a finales de la década de 1970, también comenzaron a llegar los cheques, que eventualmente se pagaban con los rendimientos de un fondo de ingresos petroleros que alcanzó los 65.000 millones de dólares gracias a las inversiones. Eran tan buenos momentos, que en 1980 el estado derogó el impuesto sobre la renta, una decisión que ha sido políticamente imposible de revertir en momentos en los que el estado lidia con un déficit presupuestario de miles de millones de dólares.

Ahora, con cada vez menos opciones para contrarrestar el déficit, los legisladores podrían no tener otra alternativa que utilizar los ingresos del Fondo Permanente de Alaska para ayudar a pagar las cuentas del estado. Durante años, la cifra en los cheques anuales que perciben los residentes ha variado con base en los mercados, con un promedio de alrededor de 1.145 dólares. En 2015 alcanzó su cantidad más alta, de 2.072 dólares — con lo que una familia de cinco recibía más de 10.000 dólares — antes de que los líderes estatales comenzaran a contemplar el uso de algunas de las ganancias del fondo para cubrir costos del gobierno y de que el gobernador Bill Walker limitara los pagos.

El panorama no agrada a muchos.

“No estoy dispuesto a darles nada”, dijo Clem Tillion, exlegislador estatal y durante años defensor del fondo, quien junto con otras personas demandó en 2016 a Walker por su decisión de recortar a la mitad la cantidad de los cheques.

Alaska recibió más de 404.000 kilómetros cuadrados (156.000 millas cuadradas) de tierra como “dote” en la independencia del estado, y los derechos de los minerales pertenecen a las personas, comentó Tillion. Los cheques son su tajada, aseguró.

Las principales propuestas para el uso del fondo de ingresos incluyen un cambio en la manera en que se calculan los cheques, lo que ha dado pie a un debate político que se prevé que se extienda a las contiendas legislativas y por la gubernatura de finales de este año.

Se calcula que las ganancias del fondo petrolero podrían alcanzar los 16.000 millones de dólares para cuando termine el año fiscal. Los legisladores tienen la mira puesta en sólo una fracción de ese dinero. La Legislatura concluye su periodo de sesiones a mediados de abril.

 

Fuente: Associated Press

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *