10 Feb / 04:14 pm

Crece movimiento para aumentar el sueldo a los maestros. Los líderes empresariales lo respaldan

-A +A

Dar aumentos de sueldo a los maestros en la Florida no es nada nuevo.

Los maestros han estado cabildeando a los legisladores en busca de una mejor paga —no bonificaciones— desde hace años. Los demócratas han propuesto aumentar el salario mínimo a los docentes a $50,000 anuales desde 2015.

Pero en general han sido los únicos que han apoyado esta medida.

Pero en 2020, algunos de los grupos más poderosos de cabildeo en el estado se están uniendo al coro: los que representan a la comunidad empresarial.

“Si queremos los mejores maestros, los más dedicados, para nuestros hijos, tenemos que pagarles lo suficiente para que quieran estar en las aulas”, escribió Chris Corr, urbanizador del norte de la Florida y presidente del Consejo de los 100, en una columna reciente que circuló todo el estado.

El texto de Corr se publicó poco después que el Concejo, un grupo no partidista integrado por algunos de los líderes de negocios y cívicos más destacados de la Florida, emitió un informe de 48 páginas que detalla su visión a largo plazo de la educación en el estado.

Una de las necesidades expresadas: tener “un maestro destacado” frente a cada aula.

“Debemos tener una educación de calidad si queremos resultados de calidad”, indica el plan del grupo.

No es la primera que las empresas han dado un paso al frente de esta manera.

Hace más de dos décadas, mientras la comunidad empresarial de Miami-Dade exploraba ideas para impulsar las industrias de esa comunidad, los líderes rápidamente determinaron que ninguna iniciativa encontraría éxito a largo plazo sin un sistema educativo sólido como base. Y eso incluía excelentes maestros bien pagados.

Pero en ese entonces, el impulso del sector privado para mejorar los salarios de los educadores no era fuerte. Tampoco fue en 2013, cuando el entonces gobernador Rick Scott también promovió los aumentos como gobernador.

Hoy sí lo es.

¿Cuál es la diferencia?

Craig Richard, presidente del Consejo de Desarrollo Económico de Tampa Bay, sugiere que el estado está en una coyuntura crítica cuando se trata de atraer y retener buenos maestros.

Los maestros de otros estados, incluidos algunos que pagan mejor que Florida, han comenzado a irse a la huelga por mejores condiciones salariales y laborales, explicó Richard. La ley de Florida prohíbe las huelgas de maestros, pero manifestaciones recientes han demostrado el nivel de frustración.

Muchos están dejando la profesión, señaló Richard, quien dijo que conoce los desafíos de primera mano porque su esposa es maestra de una escuela pública.

Al mismo tiempo, el número de estudiantes universitarios y universitarios que ingresan a la profesión está en mínimos casi históricos. Algo debe ocurrir para revertir esa tendencia, dijo Richard.

“El viejo adagio de que uno recibe lo que paga también es cierto en la educación”, dijo. “Es difícil reclutar y retener buenos maestros si no les estás pagando debidamente”.

Muchos, entre ellos el superintendente escolar del Condado Pasco, Kurt Browning, señalaron el apoyo del gobernador Ron DeSantis como una de las razones del impulso. El gobernador, que disfruta de niveles de aprobación más altos que su predecesor, quiere destinar casi $1,000 millones a aumentar el sueldo y entregar bonificaciones a los maestros.

El tema “ha tomado una nueva importancia porque el gobernador ha dicho que quiere aumentar el sueldo a los maestros”, dijo Browning, quien encabeza la asociación de superintendentes escolares estatales.

En su discurso sobre el Estado del Estado, DeSantis repitió su exhortación a aumentar el salario mínimo de los maestros a $47,500, poco después de hablar de la necesidad de tener escuelas fuertes como una manera de mantener un clima de negocios saludable que produzca “talento extraordinario”.

Ese tema del talento es otro argumento clave. Y no es nuevo.

La Cámara de Comercio de Florida, por ejemplo, adoptó una postura firme sobre esa necesidad antes de que DeSantis fuera elegido, cuando la Comisión de Revisión de la Constitución examinó una propuesta de votación para elevar el salario de los maestros al promedio nacional. Florida TaxWatch y el Consejo de los 100 también respaldaron fuertemente el concepto.

Hoy en día, la cámara continúa presionando para que todos los alumnos de tercer grado del estado estén leyendo debidamente en ese nivel para 2030, un aumento significativo de 58% actual. Esto se debe a que la calidad de la fuerza de trabajo es primordial para atraer a grandes corporaciones, dijo la portavoz de Cámara, Edie Ousley.

“Cuando se trata de desarrollo económico, el talento ya ha reemplazado el incentivo fiscal como la herramienta más importante de de un desarrollador económico”, dijo Ousley en un comunicado que se hizo eco de los comentarios del presidente de Cámara, Mark Wilson, en 2017 y 2018.

Es importante para mantener las empresas en el estado, y atraerlas para que se asienten aquí. Incluso importa en sectores como el militar. En el Condado Escambia, por ejemplo, líderes de la base se han quejado de que es difícil conseguir que las familias se trasladen a la Estación Aeronaval de Pensacola debido a las preocupaciones sobre la mala instrucción en las escuelas.

“Durante mucho tiempo hemos apoyado los esfuerzos para atraer y retener a buenos maestros y agradecemos al gobernador DeSantis y a la Legislatura por centrarse con tanta fuerza en el salario de los maestros”, dijo Ousley.

El director ejecutivo del Consejo de los 100, Bob Ward, señaló que su organización dedicó casi tres años a estudiar cuál debe ser el futuro de la educación en la Florida. El esfuerzo incluyó visitas a 22 escuelas.

CALIDAD DE LA INSTRUCCIÓN

Uno de los temas comunes fue la importancia de contar con el equipo escolar adecuado.

“Si se coloca un buen maestro en cada aula y no se logra que un directivo haga avanzar la escuela, la tendencia que esa escuela no va a progresar”, observó.

Y hablando con los maestros, el grupo rápidamente vio la necesidad de impulsar la profesión. Como parte de eso, la paga es clave.

“El sueldo de los maestros es demasiado bajo”, dijo Ward. “Creemos que es un asunto crítico”.

Los legisladores también lo están viendo después de años de atender otras prioridades. Es una preocupación particular en las comunidades donde los maestros no pueden hacer frente al costo de la vida, como en Miami y los Cayos.

La senadora Anitere Flores, sublíder de la mayoría republicana, representa a ambas áreas, donde los distritos escolares han estudiado la posibilidad de construir viviendas para los maestros en propiedades del distrito escolar porque muchos no pueden darse el lujo de vivir en los vecindarios donde enseñan.

“Cuando hablamos de vivienda para personas que no ganan mucho, ya no decimos ‘vivienda para personas de bajos ingresos’”, dijo Flores. “Ahora decimos que son viviendas para personas que ganan un salario medio porque la realidad es que se trata de profesionales que no pueden pagar una hipoteca”.

Flores está en la Legislatura desde 2004 y ha visto cómo se discute una y otra vez el asunto de la paga de los maestros. Pero este año parece ser diferente.

“Creo que las estrellas se han alineado”, dijo Flores, citando el apoyo de la comunidad empresarial y un gobernador popular, además de maestros y sindicatos, todos con una elección en el horizonte. “Creo que este año tenemos muy buenas probabilidades.

 

 

Fuente: El Nuevo Herald

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *