13 Ago / 07:44 am

Comienza multimillonaria obra de construcción en Miami en torno a I-95

El flujo del tráfico en las cercanías de la confluencia de las autopistas 836, 395 y la interestatal padecerá fuertes demoras en las horas pico durante los próximos tres o cinco años

-A +A
Foto AP

El multimillonario proyecto de expansión del cruce de las autopistas 836 y 395 con I-95 ha comenzado y se prevé el empeoramiento del flujo del tráfico en las horas pico durante los próximos tres o cinco años.

De hecho, la rampa de acceso a la carretera I-95 Norte desde Biscayne Boulverad y NE 2nd. Street ha sido cerrada y las autoridades estatales y condales recomiendan seguir las instrucciones establecidas para aminorar la congestión vehicular y evitar inconvenientes.

Quienes conduzcan por Biscayne Boulverad o NE 2nd. Street y deseen acceder a I-95 o 395 podrán girar hacia el oeste en la esquina NE 13 Street y luego sur en First Avenue para llegar a la rampa que les permite subir a la autopista.

En efecto, NE First Avenue ha sido transformada en una vía con dos sentidos para permitir el flujo del tráfico hacia la rampa temporal.

De cualquier, el equipo del departamento de Transporte de la Florida (FDOT) y la autoridad de autopistas de Miami-Dade (MDX) que supervisa las obras anticipan que “cualquier cambio se sentido del flujo de tráfico toma aproximadamente una o dos semanas acostumbrarse” por lo que aconsejan disponer de más tiempo y atención para evitar inconvenientes.

Las obras son parte de un megaproyecto de 802 millones de dólares que podría demorar cinco años y que daría a la autopista 836, mejor conocida por Dolphins Expressway, un segundo nivel de tráfico hasta la avenida 17, así como nuevas rampas de acceso y un nuevo distribuidor sobre I-95 que será distinguido con una serie de arcos que cambiará el panorama urbano del centro de Miami.

Otras rampas y sendas vehiculares de las tres autopistas en cuestión podrían ser limitadas durante el largo período de obras, previo anuncio en medios de comunicación.

Tanto el diseño como la construcción de ambos proyectos forman parte del plan conjunto de FDOT y MDX que suma los 802 millones de dólares, de los que 186 millones son abonados por la autoridad de autopistas de Miami-Dade, en base a la recolección de peaje a futuro, para pagar la factura de las obras del segundo nivel de la autopista.

Entretanto, las autoridades de carreteras exhortan a los conductores a tomar medidas de precaución, disponer de más tiempo o tomar rutas alternas para continuar su viaje.

“Toda construcción tiene un impacto en la zona en que se realice, más si se trata de un lugar de mucho tráfico como la 836, pero tenemos previsto un plan que evitará inconvenientes.”, aseguró a DIARIO LAS AMÉRICAS el subdirector ejecutivo y director de ingeniería de MDX, Juan Toledo.

En efecto, ambas agencias se reúnen “regularmente” para abordar situaciones y proponer soluciones.

“Nos reunimos regularmente para asegurarnos de que minimizamos el impacto en el flujo del tráfico”, declaró el vocero del proyecto Oscar Gonzalez III, quien adelantó que la eliminación de algunos semáforos en calles adyacentes facilitará la circulación del tráfico.

No obstante, la gran prueba tendrá lugar después de agosto, cuando terminen las vacaciones de verano y grandes salas de conciertos y deportes, como el Arsht Center y el American Airlines Arena, abran sus puertas a menudo.

“Veremos qué pasa cuando comiencen los conciertos”, alertó un guardia de seguridad del Ziff Ballet Opera House, ubicado a solo una cuadra del acceso bloqueado al tráfico, que no quiso divulgar su nombre.

“No quiero imaginar una noche aquí con conciertos en ambas salas (del Arsht Center) y otro en el American Airlines Arena, o un juego de los Miami Heat. No quiero imaginarlo”, recalcó.

Consulte el portal www.i395-miami.compara obtener información detallada sobre estas obras en las autopistas antes mencionadas.

 

Fuente: DLA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *