29 Nov / 08:09 am

Black Friday, la fiesta internacional del consumo, en todos los idiomas

El Viernes Negro se esparce hoy por los cinco continentes, donde grandes almacenes animan a comprar con atractivas rebajas

-A +A

MIAMI.- Cuando el 29 de noviembre, primer viernes después del Día de Acción de Gracias, en los comercios de Nueva York, Miami o San Francisco se agolpen miles de personas para acceder a las tiendas, esa misma imagen habrá ocurrido horas antes en Sydney, Nueva Delhi, Abuja (Nigeria), Paris o Berlín.

El Black Friday dejó de ser la fiesta nacional del consumo en Estados Unidos para convertirse en día mundial de las compras. En un mundo tan interconectado, las fórmulas del éxito se replican exponencialmente, llegando a los rincones más insospechados del planeta.

Solo basta con recorrer el mundo a golpe de click con Google, los días previos a la Navidad, para observar anuncios en diferentes idiomas y acentos, todos llamando a la ceremonia del consumo.

Así pues, el Black Friday deja de ser un hecho local estadounidense y se convierte en un fenómeno global.

Son muchos los españoles que posponen la compra más importante y costosa del año para beneficiarse de las rebajas del Black Friday, que llegó a España hace una década de la mano de Apple, específicamente en 2009, cuando el gigante tecnológico anunció sus mayores rebajas, utilizando el término de Viernes Negro.

El emblemático Corte Inglés en España se adueñó del término y cada año desde entonces anuncia sus escandalosas rebajas como Viernes Negro con descuentos que tienen lugar tanto en sus numerosas tiendas físicas como en internet.

Son precisamente las grandes transnacionales como Amazon, Apple o Microsoft, quienes están detrás de la globalización del Viernes Negro.

Pero, ¿cuál es el origen del Black Friday?

El Black Friday, como cualquier otra tradición, surge de la hábil observación de una tendencia. En EEUU durante los años 1960, los comercios, para hacerse más atractivos de cara a las compras navideñas, comenzaron a bajar los precios el primer viernes después del día de Acción de Gracias. Como se esperaba, este hecho atrajo la atención de los consumidores y disparó las ventas. Pero, ¿por qué ese viernes se convirtió en negro?

En cuanto al origen del nombre hay dos versiones principales.

Por una parte, se le atribuye a los policías de Filadelfia que cada viernes siguiente al Thanksgiving veían como las calles se volvían caóticas. Miles de autos y montones de consumidores desesperados buscaban pescar una ganga ese día de rebajas y eran los policías los encargados de mantener la cordura en aquella ciudad desenfrenada, contagiada por el virus del consumismo. Era tanto el tumulto que los jefes les prohibían a sus agentes tomarse ese viernes como día libre. Todos los agentes del orden tenían que estar disponibles. Entre los policías lo comenzaron a llamar Viernes Negro porque para ellos era el día de enfrentar el caos.

El otro supuesto origen del nombre se le atribuye al hecho de que, a partir de las grandes rebajas en los comercios y las abundantes compras realizadas por los consumidores, los negocios dejaban de estar en números rojos o pérdidas y en los libros contables aparecían los tan deseados números negros.

En 1966, es la revista The American Philatelist la primera que utiliza el término en un artículo.

Viernes Negro en el mundo

Sea cual sea el origen del nombre, en nuestra época globalizada pocos países escapan de esta tendencia de las superventas y el consumo.

Al Black Friday han sucumbido todos los continentes y casi todos los países. En Francia, desde 2014, la glamurosa Sephora, los bicentenarios comercios La Redoute, los almacenes Auchan, Boulanger y hasta Leclerc anuncian sus mayores rebajas el primer viernes después de Thanksgiving.

También en Budapest, en el mismo corazón de Europa, donde le llaman indistintamente Fekete Péntek o Black Friday, las masas de consumidores aguardarán en las puertas de los centros comerciales para beneficiarse de estas enormes rebajas.

En realidad, además de globalizado, el Black Friday se ha convertido en una jornada de tres días de compras. Todo comienza el propio jueves de Acción de Gracias y termina el domingo de esa semana.

Si tomamos los datos publicados por Black Friday Global y organizamos un Top Ten de los países que más incrementaron las ventas durante el Viernes Negro en comparación con un día normal, en 2018 tenemos que reconocer que, a pesar de la internacionalización, EEUU sigue siendo el líder indiscutible, registrando el mayor aumento con 2063%.

Este increíble pico en el consumo fue seguido por Alemania con 2418%, después continúan varios países como Canadá (2418%), Sudáfrica (1952%), Inglaterra (1708%), Nigeria (1331%), Australia (871%), Perú (841%), India (828%), Brasil (819%) y España, donde las ventas se incrementaron un 706%.

La dinámica que se pone de manifiesto durante el Black Friday no sería posible sin las sustanciales rebajas que se llevan a cabo en los comercios minoristas. A nivel mundial, en 2018, las mayores rebajas de registraron en Bielorrusia, Grecia y Perú, donde en promedio las rebajas del Viernes Negro alcanzaron el 62%.

Vemos a Zando la tienda de moda en las redes en Sudáfrica, la nigeriana Konga, la italiana Kassanova, la sueca Nordic Feel, o en el Mega Tyoply Stan Shopping, de Moscú, ofreciendo sus grandes descuentos para el Чёрная пятница, el Viernes Negro, el Black Friday como se le conoce en todo los rincones del mundo.

 

 

 

Fuente: DLA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *